Ana Rosenfeld: "Las entidades bancarias son absolutamente machistas"

Dolores Ugarte

Ana Rosenfeld, una de las abogadas más consultadas cuando de divorcios conflictivos se trata, recientemente lanzó su libro “El terror de los maridos”. En éste, comparte toda la experiencia que acumuló en años de trabajo. Según ella, la situación que vive la mujer a la hora de enfrentar un divorcio es desventajosa y siempre la deja mal parada. En esta entrevista, entérese por qué y cómo salir airosa y económicamente exitosa.

“El terror de los maridos”, ¿podría ser considerado un libro de ayuda económica y financiera para las mujeres?

Por supuesto que lo es. Lo que pasa es que está dividido en dos partes, fundamentalmente hay partes donde no todas se sienten identificadas y que tiene que ver con las cuentas off shore, con las sociedad panameñas y demás. Sin embargo, hay una parte que está destinada a cualquier mujer más allá de su condición socioeconómica, que tiene que ver con la cuota alimentaria.

En varias oportunidades usted se refiere a la “infidelidad bancaria”, ¿qué es?

La infidelidad bancaria se da cuando los maridos manejan o las cuentas corrientes, o las cuentas de inversión, de ahorro o las cajas de seguridad tanto nacionales como extranjeras y las mujeres están absolutamente ajenas a todo eso. O porque no figuran como titulares o porque, eventualmente, los bancos le son absolutamente fieles a los hombres. Lo que quiere decir que cuando una mujer pide explicaciones, el cliente siempre es el hombre, con lo cual, en ese sentido estas entidades son absolutamente machistas.

¿Este tipo de infidelidad está amparada por la ley? ¿Cómo debe actuar una mujer si sospecha que es víctima de esto?

Cualquier tipo de infidelidad está amparada por la ley. Pero para el hombre, este tipo de traición, le es muy fácil ocultarla, porque hoy en día la plata se mueve con dedos de computadora, entonces, el hombre da órdenes y la mujer generalmente hasta que la justicia se expide llega tarde. Cuando la mujer toma la decisión de querer separarse, tiene que actuar con celeridad y tiene que hacerlo un poco antes de que el marido tome conciencia, si bien nadie pide que la mujer actúe a las espaldas, lo más probable es que si no se adelanta, el hombre le gane de mano.

¿De qué se tiene que proteger una mujer cuando proyecta un matrimonio?

En realidad de lo que se tiene que proteger una mujer es de que el hombre que eligió no la vaya a defraudar, aunque normalmente tarde o temprano la defraudación llega. Por eso, al momento del divorcio, el hombre cree que todo lo que hizo es de él solamente, entonces la protección tiene que ver con figurar, con estar alerta, con tener la cotitularidad en las cuentas bancarias. Básicamente, estar siempre atenta, porque es preferible ponerse colorada de entrada y no verde después, ya que todo lo que no se consigue de entrada después es mucho más difícil. Se vuelve sospechoso para los hombres y después se niegan sistemáticamente a querer suministrar información que no se había pedido nunca.

En esta dirección, ¿Cuáles son sus consejos puntuales para las finanzas personales de cualquier mujer que se va a divorciar?

Por lo pronto, que sea una buena administradora de lo que le queda porque fue su última oportunidad. Pueden darse dos escenarios: que la mujer trabajó tanto como el hombre y los dos construyeron un patrimonio en común, o puede pasar que el hombre hizo todo y la mujer recibe los beneficios económicos de haber sido su esposa como dice la ley. Entonces, no toda mujer está preparada para administrar su patrimonio, lo que tiene que tener es buenos contadores y buenos asesores y hacer inversiones prolijas que no tengan ningún tipo de riesgo porque de la noche a la mañana pueden pasar a no tener nada si no están bien ubicadas en un terreno que no quisieron manejar.

O sea, ¿es cuestión de tener todo el tiempo los ojos abiertos para no lamentarlo después?

Claro, no te podés distraer y no podés permitir que te subestimen en cuanto al manejo económico del matrimonio. No hablemos solamente de estándares importantes, a todo nivel, la mujer tiene que estar atenta, tiene que preguntar y no se tiene que desinteresar o dejar de involucrarse. Eso tarde o temprano le juega en contra.

Deja tu respuesta