Lecciones financieras de "2 Broke Girls"

La serie estadounidense “Two Broke Girls” está nominada a los premios Emmy, que se entregarán este domingo. Mirarla puede servir mucho más que de entretenimiento: de las aventuras de las camareas se puede aprender varias lecciones sobre cómo manejar el dinero.

En un principio, se retrata la vida de dos chicas en apariencia contrapuestas pero, al avanzar en los capítulos de esta comedia, uno entiende que en verdad son más parecidas que diferentes. Ambas trabajan por un mismo fin y, en el camino van dejado valiosas lecciones sobre el dinero y el trabajo.

Ambientada en el barrio de Williamsbourg, del distrito de Brooklyn, en Nueva York, la serie relata la vida de dos camareras veinteañeras que trabajan juntas en un restaurante, para lograr cumplir su sueño de abrir un negocio de cupcakes. Max Black (Kat Dennings), proveniente de una familia pobre de la clase trabajadora, que además tiene un trabajo adicional como niñera para una mimada y detestable socialité de Manhattan; y Caroline Channing (Beth Behrs), quien nació rica pero que ahora es pobre, debido a que su padre fue atrapado operando en una enorme estafa.

Las dos se convierten en amigas y construyen un sueño juntas, el de abrir una tienda de magdalenas (para eso necesitan alcanzar 250.000 dólares), aunque casi no pueden costear nada con el pago que reciben en su trabajo. Al comienzo de cada episodio, se muestra a Max sirviendo una mesa, y al final de cada episodio, un registro muestra lo que llevan para alcanzar los 250.000 dólares.

Tras dos temporadas en la pantalla chica, Max y Caroline han aprendido algunas lecciones sobre el dinero:

No de por sentado al dinero

Para Caroline el dinero nunca fue un problema hasta que no lo tuvo más. Fue entonces que se vio obligada a trabajar y a esforzarse para sobrevivir día a día porque no contaba con un plan de respaldo ya que nunca contempló los escenarios en los que podría situarse ante la falta de recursos monetarios. Para esto, lo recomendable es idear un plan de respaldo, porque la vida de cualquier persona puede modificarse de la noche a la mañana. No puede confiar su seguridad financiera a otras personas, por más que sean sus padres, pareja o empleadores.

Haga su equipo financiero

Max y Caroline han podido enfrentar los problemas y los retos de mejor manera al apoyarse la una a la otra.  Ambas se dividen los gastos del lugar en el que viven y ambas comparten un fondo para el negocio de cupcakes. En esta dirección, aliarse con las personas indicadas que le ayuden a llevar un control en sus finanzas puede benefiarlo mucho principalmente en momentos como emprender un negocio o independizarse.

Su meta es su dinero

Max y Caroline tienen un claro objetivo: su negocio de cupcakes. Además de su trabajo en el restaurant, han tomado en ocasiones otros trabajos para mantener esa meta, y los ingresos que estos empleos les generan son bien cuidados. En este punto, lo importante es aprender a tener fines claros, porque si se sabe lo que uno quiere y se está consciente de ello, se podrá proteger aún más los ingresos con la excusa de que servirán para cumplir ese sueño.

Para conocer más lecciones financieras, no deje de consultar la Revista InversorGlobal. Si no la recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta