La Reserva Federal dispara las Bolsas

Finalmente, y contra todo pronóstico, la Reserva Federal ha decidido mantener sin variación su programa de estímulos que consiste en inyectar en la economía estadounidense 85.000 millones dólares todos los meses, mediante la compra de 45.000 millones en bonos del tesoro y 40.000 millones en activos hipotecarios.

Para la reunión de ayer, los analistas planteaban tres escenarios posibles con respecto a la continuidad o no de su programa de estímulos. De los tres, se esperaba que se optara por una opción intermedia que consistiera en retirar 10.000 millones de dólares del programa de relajación cuantitativa el mes que viene.

 La decisión anunciada por Bernanke se justifica, según la Fed, por una recuperación del mercado laboral más lenta de lo esperado y porque las expectativas de inflación en el futuro se mantienen por debajo del 2 por ciento. Además, en las últimas semanas la Reserva Federal recortó las expectativas de crecimiento del PIB entre 2 y 3 décimas.

La Fed ya advirtió en el pasado que no retiraría el programa de estímulos hasta que el desempleo no bajara al nivel del 6,5 por ciento y mientras la inflación no represente una amenaza para la estabilidad de la principal economía del planeta. En la actualidad, la tasa de desempleo en Estados Unidos es del 7,3 por ciento.

El efecto de esta decisión en los mercados no se ha hecho esperar. En el momento en el que se difundió el comunicado de la Fed, el Standard & Poors 500 subía por encima del uno por ciento hasta llegar a los máximos históricos del índice. En los mercados de divisas, el dólar se hundió respecto a las principales divisas del mundo y en los mercados de materias primas el oro se revalorizó más de un 4 por ciento.

 

Deja tu respuesta