Una semana divertida

El Gobierno argentino se quedaría sin dólares en año y medioFederico Tessore

Volvimos de Colonia, Uruguay, hacia Miami, Estados Unidos. Pasamos de estar rodeados de más de 300 inversores durante tres días a la soledad de nuestra, aún, pequeña oficina en Miami. Cocos, mucho sol y palmeras por un lado. Construcciones coloniales y autos antiguos por otro.

Inversores en ambos lados. Tal vez hablen idiomas diferentes y vivan en lugares diferentes, pero casi siempre enfrentan problemas similares. En Colonia se los puede ver muy divertidos. En Miami no tanto. Pero le aseguro que en Buenos Aires sí la pasan bien. Uno se queja de la realidad de nuestro país pero, ¿qué sería de su vida en, por ejemplo, Suiza?

Sí, está bien. Me dirá que tendría más tiempo para su familia, para hacer deportes, para leer. Le aseguro que lo disfrutaría unas semanas pero luego se aburriría. Es que en ningún lugar del mundo puede acceder al entretenimiento constante como en nuestro país. Es cierto, es muy costoso para los argentinos; les cuesta su patrimonio entero cada diez años, pero quién le quita lo bailado…

Le propongo una mejor idea. ¿Y si nos la arreglamos para divertirnos con la política argentina pero nos aprovechamos de la “seriedad” suiza o japonesa? Seguramente usted se pregunte cómo podemos hacer eso.

Bueno, de esto, entre otras cosas, charlamos en Colonia la semana pasada. Fueron tres días espectaculares. Junto a más de 300 inversores de todas partes del país, de Chile y de Uruguay, hablamos de inversiones. Analizamos cómo protegernos de la inestabilidad del país, pero también de la desconfianza contra el dólar o contra China, por ejemplo.

También hablamos de cómo generar mayores ingresos, pero en dólares, y fuera de la Argentina. Y nos reímos mucho. Es que cuando uno se da el “lujo” de tomarse algunos días fuera de su rutina laboral y mira con mayor perspectiva las palabras de nuestros políticos, todo cambia de tono. Uno ya no se “enoja” tanto, sino que se ríe con ganas. Y para no “aburrirlo” este fantástico sábado, le propongo revisar el show que la economía local nos brindó esta semana.

Uno de los segmentos más entretenidos fue escuchar a Cristina diciendo que no iba a devaluar. La Presidenta dijo, según reproduce el diario El Cronista:

La presidenta Cristina Fernández advirtió ante empresarios y sindicalistas que “no va a devaluar” ni “cambiar la política económica” durante lo que resta de su mandato, según informó el titular de la CAME, Osvaldo Cornide.

      “La Presidenta es totalmente contraria a la devaluación. Ella señaló que mientras sea Presidenta no va a cambiar esta política económica”, dijo Cornide al retirarse de la Casa de Gobierno.

El dólar oficial suma una devaluación del 25% este año y el dólar paralelo hizo lo mismo en más del 100% desde que Cristina y sus funcionarios inventaron el corralito cambiario. Si eso no es una devaluación, ¿qué es una devaluación?

Cristina dice que no va a cambiar su política económica y está dejando sin dólares a la Argentina. Las reservas del Banco Central, que supieron sobrepasar los US$ 50.000 millones dos años atrás, hoy se están acercando peligrosamente a los US$ 30.000 millones. Ayer estaban en US$ 35.231 millones, luego de que el Gobierno tuvo que pagar US$ 2.000 millones de un bono. Y además, como nos mostró el economista Orlando Ferreres en Colonia -el sábado pasado- la Administración pierde unos US$ 1.000 millones por mes como consecuencia de los cada vez más argentinos que viajan al exterior, y los cada vez menos extranjeros que vienen a nuestro país. Y las cada vez más importaciones y las cada vez menos exportaciones. Según el cálculo de Ferreres, a este ritmo el Gobierno no aguantará más de un año y medio. Es decir, dentro de un año y medio se quedaría sin dólares.

Por lo tanto, la pregunta que surge es, ¿cómo va a hacer Cristina para no cambiar de política económica? ¿De la misma forma que “no” devalúa?

La otra noticia “divertida” de la semana fue el proyecto de presupuesto nacional para el año 2014 que presentó el oficialismo en el congreso. Todas las cifras son imposibles de cumplir, pero lo más gracioso es la expectativa de “superávit fiscal” para el año que viene. Y eso que se llega a un número de superávit fiscal contando como ingresos al dinero que están sacando del Banco Central y de la Anses. Como le venimos alertando desde 2011, el Gobierno vive gracias a que está sacando lo que hay en la Anses, el fondo jubilatorio, y el Banco Central.

Durante el año 2013 se espera que use esos ahorros de los argentinos por un monto de $ 58.000 millones, el equivalente al 2% del PBI. Y en 2014, la Administración de Cristina espera gastar muchos más: $ 84.500 millones. Entiende lo que significa esto, ¿no? Estamos “quemando” nuestros ahorros. Es como si una persona no llega a fin de mes y entonces recurre a lo que tiene bajo su colchón para subsistir. Esto lo viene haciendo la nación desde el año 2010. ¿Cuánto más cree que se aguanta esto?

Mientras esto pasa, el titular del Anses, Diego Bossio, decía que el dinero que él maneja de una forma escandalosamente mal da rentabilidad positiva. Particular sentido del humor tiene el funcionario…

Pero esto no es todo, porque también fue muy “divertida” la pelea de la semana entre el presidente de Aerolíneas Argentinas y miembros del congreso.  Recalde es otro de los funcionarios que durante las últimas semanas desarrolló un sentido del humor único. Mire lo que se animó a decir en el diario El Cronista:

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, afirmó hoy en el Senado que la empresa tiene una gestión “súper profesional” y denunció que se desató una “catarata de inventos y mentiras que luego se fue exagerando”.

      Recalde señaló que es un “mito” que “Aerolíneas pierde cada vez más plata” y señaló que “el déficit fue generado por la gestión pública”, al tiempo que remarcó que “era una empresa deficitaria al momento de la estatización por las malas gestiones privadas que la dejaron al borde de la quiebra”.

Luego el diario La Nación agregó:

Senadores de partidos de la oposición increparon al presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, por los insultos que propinó a legisladores en una peña militante en 2010.

      De acuerdo a un video que se difundió recién a fines de agosto, se podía ver al funcionando calificando de “manga de zánganos” a los integrantes de la comisión del Congreso de control de Aerolíneas que no respondían al kirchnerismo.

      “Hay un presidente de la empresa que es de La Cámpora como es de Boca”. El titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde , habló de sí en tercera persona y dijo que el staff de la empresa “es de todos los colores”.

      “Nosotros no somos vaciadores, ladrones. Somos una gestión que viene a invertir”, sostuvo hoy. La semana pasada ya había dicho: “No somos loquitos ni chorros ni hacemos descalabros con la guita”.

Todo muy divertido. No extrañamos a Tinelli gracias a estas peleas. Y todo muy confuso también. Entonces, ¿pierde dinero o no Aerolíneas? ¿En un país donde faltan muchas cosas básicas está bien que el Estado subsidie a los “adinerados” que viajan en avión y no se encargue de dar de comer a los chicos pobres del Chaco, por ejemplo?

¿Cuánto dinero implica ese subsidio? Bueno, nadie lo sabe, porque Aerolíneas Argentinas no presenta balance. Recién ahora está entregando el del año 2008; por eso, y para no complicarse el sábado, confíe en Recalde. Él y sus amigos de la Cámpora están haciendo las cosas muy bien; y no necesitan control, no se preocupe porque están usando muy bien su dinero. Si lo ve por la calle, agradézcale su dedicación.

Al que también tendría que parar en la calle ya no sólo para agradecerle su dedicación, sino también para pedirle algún consejo de inversión es al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. Esta semana conocimos que para el “cumple” de 18 de su hija no tuvo mejor idea que regalarle un flamante y blanco Audi con un costo aproximado de $ 240.000…

Pero esto no es todo. Echegaray, el que nos controla hasta debajo de la cama, es una persona habilidosa para los números. Cuando entró a la función pública tenía un patrimonio de $ 186.000 y hoy, casi diez años después, pudo desarrollar un patrimonio de $ 4 millones. Todo gracias a su sueldo de empleado del Estado que hoy se convirtió en un ingreso atractivo de unos $ 100.000 por mes, haciendo que los argentinos paguen impuestos.

Bueno, “¿qué hay de malo en ganar plata?”, se preguntará. “Nada” le diré, todo lo contrario. La idea es que cada uno haga lo que quiera con su dinero. Si quiere comprarle el mejor auto a su hija o si quiere comprar un terreno en la luna, es algo que define cada uno.

Lo que hace un poco de “ruido” es el caso de Echegaray. Es que ese dinero, el que financia su estilo de vida y sus regalos, es dinero de usted, de su amigo, de su familiar y dinero mío. Es decir, Echegaray cobra su abultado sueldo gracias a que lo saca de los bolsillos de los argentinos que generan dinero. Porque le recuerdo que los políticos no generan un solo peso, sólo lo gastan quitándoselo a otra gente que lo produce. Allí es cuando la cosa se pone un poco menos divertida. ¿No tendríamos que asegurarnos de que los funcionarios públicos hagan dinero sin robarnos más? ¿Realmente queremos darles tanto poder a los funcionarios públicos que gastan nuestro dinero como si fuera de ellos?

Y para cerrar el show de la semana, no puede faltar el ministro de Economía, Hernán Lorenzino. El ministro aún no se fue… y en un intervalo de sus viajes en sus motos “Harley Davidson” pudo encargarse del tema del fallo de la Justicia estadounidense que está llevando a la Argentina al default nuevamente.

Lorenzino habló de su “esperanza” de poder “convencer” a la Corte Suprema de que la “única salida” para los acreedores es aceptar el canje de deuda, algo que ya rechazaron en dos oportunidades. Es decir, hoy el futuro del país depende de la “esperanza” de Lorenzino y su poder de persuasión sobre la Corte Suprema de Estados Unidos. Si acepta el caso el 30 de septiembre, zafamos una vez más…

Seríamos como el gato ya casi agotando sus siete vidas; pero si la Corte no acepta el caso el asunto se pondrá más divertido aún. Prepare su butaca, compre pochoclos, porque el show de “stand up” de los políticos promete ser aún más electrizante durante las próximas semanas.

En este contexto de diversión desopilante, me pongo a pensar en una idea mucho más seria que nos dejó el fantástico Alberto Benegas Lynch (h) en su presentación del sábado pasado en Colonia. ¿Y si los cargos públicos, si el puesto de Presidente de la República Argentina, y demás cargos “importantes”, se definen por sorteo?

Es decir, que todos los argentinos, una vez cada dos o cuatro años, puedan ser presidentes y que esto se defina por sorteo, no por voto. De esta forma nos ahorraríamos los miles de millones de pesos de las campañas, y más importante aún, nos ahorraríamos las actuaciones y promesas de los candidatos de turno. ¿Le asusta qué pueda hacer un mandatario elegido por sorteo? ¿Realmente piensa que un elegido al azar puede hacer las cosas peor que los actuales funcionarios públicos argentinos? Yo lo dudo….

Y mientras esta realidad argentina no da pistas de cambiar, en Crisis & Oportunidad nos dedicamos a aprovechar las oportunidades de inversión. La que detectamos en el Reporte Mensual que salió el jueves pasado es simplemente increíble. No le puedo contar mucho, sólo los suscriptores a Crisis & Oportunidad pueden acceder a la información completa. Lo único que le puedo decir es que estamos ante una oportunidad de comprar tierra. Es decir, campos con un descuento del 98%. Sí, leyó bien. Hoy en el medio de esta locura argentina puede comprar campo pagando sólo el 2% del valor real de la hectárea. La idea es que lo sepan pocas personas para no perder la oportunidad, pero si no se la quiere perder suscríbase hoy mismo a nuestro servicio de recomendaciones de inversión llamado Crisis & Oportunidad haciendo click aquí.

Le aseguro que se trata de recomendaciones a prueba de políticos…

Le deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore.

Para Inversor Global Argentina

PD: Sí, hoy es posible comprar un campo con un descuento del 98%. En Crisis & Oportunidad le contamos todo. Más información aquí.

Comments 2

  1. Maria
  2. Federico Tessore Federico Tessore

Deja tu respuesta