Turismo después del cepo: viajar al exterior cuesta un 60% más

El “dólar turista”, también llamado “dólar tarjeta”, es el que se utiliza para comprar, en pesos, paquetes turísticos, pasajes aéreos, productos en el extranjero y, para saldar los gastos con tarjetas tras un viaje fuera del país. Su valor se obtiene mediante la suma de un 20% al tipo de cambio oficial por eso, actualmente, como éste promedia la semana a 5,68 pesos para la compra y a 5,74 pesos para la venta, el turista se ubica en los 7 pesos, un 60% más alto que lo que debían afrontar los viajeros antes de que se aplicara el cepo cambiario.

A través de una resolución publicada el pasado lunes 18 de marzo, el Gobierno tomó dos medidas que buscaron desalentar el turismo en el extranjero: por un lado, incrementar en 5 puntos el recargo a las compras con tarjeta en moneda extranjera. Por otro, castigar con un 20% extra la adquisición de paquetes y aéreos para viajar al exterior.

En lo que va del año, el oficial acumula un alza de 16,63%, la mayor variación anual de los últimos diez años. En tanto, el “dólar tarjeta”, cuya cotización está atada a la variación del primero, también aumentó en consecuencia. A un mes de la puesta en marcha del Gobierno, se pagaban 6,19 pesos; y ahora esta cifra alcanza los 7.

Sin embargo, resulta llamativo que, aunque el precio del dólar para realizar viajes se acrecentó, no desaceleró el turismo en el exterior. Diego Martínez Burzaco, economista jefe de InversorGlobal, explica porqué ocurre este fenómeno: “Básicamente porque la suba del dólar en el pasado ha estado siempre por debajo de la inflación. Entonces, mientras que los salarios de los trabajadores registrados subían por la inflación, el dólar crecía menos, por lo que los trabajadores ganaban más en dólares”.

Según publicó el sitio Ámbito.com, la causante del encarecimiento de la salida del país de los argentinos es la devaluación acelerada que implementa el Gobierno desde julio pasado ya que, el Poder Ejecutivo debió apurar la velocidad de ésta hasta llevarla a un tasa anualizada inédita del 33%.

Las proyecciones para los que quieran viajar al exterior en particular no son alentadoras: “Sin dudas que el dólar turista seguirá subiendo. Primero porque el dólar oficial seguirá apreciándose contra el peso, de manera cada vez más acelerada. Y segundo porque intuyo que puede venir alguna medida después de las elección: una suba del sobrecargo por uso de tarjeta o un desdoblamiento cambiario”, augura Martínez Burzaco.
Si bien la medida del Gobierno apunta a desincentivar la demanda de dólares en épocas de escasez de divisas,  mientras que la inflación siga fuerte en Argentina, hacer turismo interno seguirá siendo caro y eso estimulará el turismo al exterior.
Para seguir de cerca éste y otros temas de la actualidad económica argentina, no deje de consultar la Revista InversorGlobal. Si no la recibe, solícetela con un click aquí.

Deja tu respuesta