En la mente del gurú: Analizamos el ojo clínico de Warren Buffett

Mariano Pantanetti. Autor de Coaching Financiero Personal.

En varias oportunidades hemos tratado en esta revista los conceptos detrás de las inversiones de valor que realiza Warren Buffett. Se ha hablado del largo plazo como estrategia, el margen de seguridad y la importancia del management, entre otros puntos.

En esta columna realizaremos un análisis práctico apelando a una inversión real llevada adelante por su fondo Berkshire Hathaway, considerando los drivers tenidos en cuenta para la decisión y aprovechando el paso del tiempo para contrastarlo.

Las ideas de Buffett

Warren Buffett sostiene algunas ideas que son centrales en su estrategia para seleccionar activos. Veremos cuáles son y las aplicaremos a la selección realizada en 2011 cuando adquirió acciones de Wal-Mart (WMT).

Cuando el oráculo de Omaha se refiere al largo plazo, no sólo quiere decir seleccionar una acción para mantenerla durante un largo período de tiempo, también quiere decir estudiar el activo en base a una cantidad sustancial de datos y verificar la fortaleza de los ingresos en períodos no menores a 10 años.

En esta línea de pensamiento se sostiene que (generalmente) las empresas que mantienen un largo historial de buenos ingresos (incluso en crecimiento) deben tener -casi como condición- alguna ventaja comparativa que las hace líderes en su mercado o, cuanto menos, una de las más importantes.

También señala que la antigüedad de la firma suele ser sinónimo de un producto o servicio probado y de baja inversión en investigación y desarrollo. Estas empresas antiguas suelen destinar pocos recursos a la renovación de equipos. En general, sólo sujetos al desgaste normal por el uso.

Buffett es tan insistente con la idea de ingresos (más o menos) regulares, así también como con los criterios de valuación, donde suele hacer hincapié en el valor contable de la firma por sobre la capitalización de mercado. Es decir que pone atención en el valor que surge del patrimonio neto, dividido por las acciones  en circulación. De esta forma obtiene el valor contable por acción.

A estas acciones suele llamarlas “bonos convertibles”. Si bien no se trata de renta fija, las identifica como un bono que paga un “cupón variable” (en realidad el beneficio por acción, BPA).

Buffett sostiene que una empresa con ingresos previsibles,  puede asemejarse a un  bono perpetuo, dada la previsibilidad de los ingresos.

Por último el oráculo de Omaha señala la importancia de calcular el múltiplo de beneficio contenido en el precio de la acción, es decir la relación precio/beneficio; donde el precio de la acción dividido el BPA nos indica qué cantidad de veces el BPA está contenido en el precio de la acción en estudio.

Caso Testigo: WAL- MART

Analicemos por caso la empresa Wal-Mart, adquirida por Berkshire Hathaway y mantenida en cartera hasta este momento, con una tenencia de aproximadamente 39 millones de títulos.

Estudiaremos los aspectos señalados con datos de 2011, lo que nos permitirá analizar si las proyecciones señaladas en ese entonces como mínimo comienzan a cumplirse.

Con estos pocos datos estamos en condiciones de realizar algunos cálculos que nos pueden ayudar a considerar comprar, vender o mantener la acción de Wal-Mart.

Esta nota fue publicada en la edición de Agosto de Revista InversorGlobal. Para leer la versión completa, haga click aquí. Si aún no recibe la revista, solicítela haciendo click aquí.

 

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido