Tips para proteger sus cuentas en la era 2.0

En la actualidad, si se tiene acceso a un smartphone o computadora con conexión a Internet, se está posibilitado para realizar todo tipo de actividades. Dentro de este gran universo de posibilidades que la web ofrece, se encuentran las que implican el manejo de su dinero. Desde un pequeño dispositivo móvil -y con una variedad de herramientas asombrosa- se pueden realizar consultas de saldo, transacciones bancarias y hasta conseguir asesoramiento inmediato de profesionales.

Como toda gran herramienta conlleva gran responsabilidad, si esta no es utilizada con conciencia y con conocimiento, se puede transformar en un arma peligrosa.  Pero no todo lo que brilla no es oro: si bien estos avances tecnológicos son beneficiosos, en muchos casos podrían perjudicarlo.

A continuación, eche un vistazo a las facilidades y las complicaciones de las finanzas 2.0, y aprenda a resguardarse de los posibles amenazas:

Facilidades:

  • La posibilidad de realizar nuestras transacciones, consultar nuestras operaciones e inversiones o acceder a nuestra información crediticia sin necesidad de acercarnos a la sucursal más cercana.

  • La atención inmediata a través de las redes sociales. Al estar mucho más expuestas, las entidades bancarias se encargan de atender quejas, solucionar incidencias y asesorar a sus clientes desde sus propias cuentas de Twitter o Facebook mucho más rápido de lo que podía ser por teléfono.

Complicaciones:

  • La inseguridad también se traslada al universo online, pero se sufre de manera diferente. El robo de identidad, es el caso que más se repite, entre otros.

  • La falta de documentación en papel. Si bien este ítem podría no ser incluído en esta lista, todavía hoy en día, son muchísimas las personas que no confían en la información que se encuentra únicamente en la nube y necesitan un respaldo impreso, material.

¿Cómo protegerse?

  • Las finanzas online ofrecen la posibilidad de controlar todas sus operaciones. Si detecta una transacción que no ha realizado, contacte con tu banco y realice una denuncia inmediatamente.

  • Antes de realizar una compra online con su tarjeta de crédito, verifique que el sitio sea seguro. Busque el ícono del candado o supervise que la dirección web comience con “https://”

  • Utilice siempre contraseñas seguras que contengan minúsculas, mayúsculas, números y símbolos. Por supuesto no use la misma contraseña que en el resto de sus cuentas. Los expertos recomiendan cambiar de contraseña al menos una vez al año por temas de seguridad.

  • Nunca haga caso a los correos que sugieren cambiar su información bancaria. Su banco jamás actuaría así.

  • Conviene entrar a las páginas bancarias introduciendo directamente la URL del navegador en lugar de buscarla en Google. Se han dado el caso de páginas duplicadas orientadas a la estafa.

Para estar al tanto de ésta y otras novedades tecnológicas que faciliten el manejo de sus finanzas, no deje de consultar la Revista InversorGlobal. Si no la recibe, hágalo con un click acá.

Deja tu respuesta