Bernanke es nuestro peor aliado

recuperacion-estados-unidos-afecta-america-latinaSemana tras semana, las Bolsas en Estados Unidos rompen nuevos máximos y eso hace regocijar a los inversores que apuestan por los activos de esa nación. Esta vez fue el turno del índice S&P 500, el más representativo de la economía estadounidense, que se ubicó por primera vez en la historia por encima de los 1.700 puntos.

Con esta performance, el S&P 500 ya acumula una ganancia superior al 19% en lo que va del año:

grafico nombre
La suba de las acciones se sustenta en dos factores fundamentales: la continua mejora de las ventas y utilidades corporativas, según muestran sus balances, y la benigna evolución del mercado laboral en la principal economía del mundo, que llevó a la tasa de desempleo en torno a 7,4% según el dato reciente del mes de julio.

Este último dato es el que representa una preocupación para los países latinoamericanos. Y es que a medida que continúe la tendencia de creación de empleo en Estados Unidos, más se acercará el momento en que la Reserva Federal (Fed) comience a recortar los estímulos monetarios que ha venido aplicando sistemáticamente durante los últimos cuatro años.

Aunque resulte paradójico, la recuperación de la principal economía del mundo puede ser una de las peores noticias para América Latina que, en general, ha disfrutado de las bondades de las bajas tasas de interés globales y la persistente suba del precio de los commodities.

La actualidad parece ser totalmente distinta. Y lo que resultó ser el paraíso puede convertirse en un infierno sin escalas.

No hay que ser dramático ni mucho menos, pero sí realista. Los precios hablan por sí solos y, en definitiva, son los que dictan sentencia sobre la economía de una nación.

América Latina ya no presenta los atractivos que ofrecía antaño a los inversores globales y, por el contrario, en el corto plazo son vistos como una amenaza para sus inversiones. En lo que va del año se observa una salida de capitales extranjeros de países como Argentina, Brasil y Chile, que están presionando sobre las monedas locales.

La depreciación de dichas divisas contra el dólar estadounidense llega a casi 12% en algunos casos, encendiendo una luz de alerta en cuanto al impacto devaluatorio sobre el nivel de precios internos:

grafico nombre
Como se observa, a excepción del caso argentino, el proceso devaluatorio en la región comenzó a mediados del mes de mayo, cuando se instaló en el escenario el posible cambio de postura de la Fed en torno a su política expansiva.

Es necesario aquí hacer dos aclaraciones relevantes:

1- La devaluación de las monedas locales genera una presión adicional sobre la inflación doméstica, aun cuando la actividad económica de los países sudamericanos no atraviesa su mejor momento.

2- Una aceleración de la depreciación del tipo de cambio en las distintas naciones podría dar lugar a una “guerra de monedas” interna dentro del continente, elevando las fricciones entre los países miembros.

El segundo impacto de importancia que podría generar el retiro de estímulos por parte del banco central estadounidense es la caída en el precio de los commodities como consecuencia de la fortaleza del dólar a nivel global.

De esta manera, los países deberían adaptarse a la nueva realidad global, con restricciones en el frente externo por el menor precio de sus exportaciones y las dificultades en el contexto interno por la amenaza de la inflación.

grafico nombre
Como se desprende de los gráficos anteriores, los mercados ya se están adelantando a los futuros pasos de la Fed y los precios de los commodities están acusando el impacto negativo.

Lo que se debe determinar es si efectivamente esta inestabilidad para los países latinoamericanos es sólo un efecto cortoplacista o si hay un cambio de paradigma al cual se deberán adaptar rápidamente para evitar consecuencias económicas y sociales importantes.

Mucho dependerá del margen que tenga la Fed para reducir estímulos sin generar grandes daños a la economía estadounidense y a las expectativas futuras. Mientras tanto, habrá incertidumbre y turbulencias.

ARGENTINA, AÚN MÁS COMPROMETIDA

Mientras que para otros países es un flagelo incipiente, la inflación en Argentina es un problema existente desde hace más de cinco años, que no hace más que deteriorar el poder adquisitivo y la competitividad del país.

En relación a esto último, un dato reciente que avala este deterioro es que el déficit bilateral con Brasil saltó más de un 144% en el mes de julio, comparado con igual período del año anterior, hasta los US$ 381 millones.

Al escenario externo más desfavorable que describimos anteriormente, se le suman graves problemas internos que, lejos de atenderse para corregirlos, se agudizan con el paso del tiempo.

En relación a este tema, le comento que el próximo día miércoles estaremos realizando el primer webinar para Argentina titulado “Vuelve el 1 a 1”. Si quiere participar del mismo, acceda a toda la información necesaria aquí.

Un saludo cordial.

Diego.

P.D: Si quiere mantenerse actualizado sobre recomendaciones y estrategias de inversión, lo invito a seguirme en Twitter: @diegomb80.

Deja tu respuesta