Bolsa para todos: Comenzó la “democratización del mercado”

Ayer por la tarde, la Presidente, Cristina de Kirchner aprovechó el acto de los 159 años de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires para anunciar la puesta en marcha de la Ley de Mercado de Capitales.

Con esta nueva normativa, dispuesta hace ocho meses, el Gobierno podrá designar veedores que tendrán capacidad de veto en los directorios de las empresas cuando consideren que sus decisiones perjudican a los accionistas minoritarios. Además, tendrán la facultad de intervenir por 180 días dichas empresas y separar a sus directivos de sus cargos, sin necesidad de un aval judicial. Así lo dispone el artículo 20 de la ley 26.831, que concede a la CNV dichas facultades.

Aunque Cristina de Kirchner no se refirió ampliamente al contenido de la ley, comparó su impacto con el que tuvieron otras leyes sancionadas durante el kirchnerismo, como la de nacionalización de las AFJP o la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central.

La Presidente destacó que la nueva reglamentación tiene como objetivo “el desarrollo del mercado de capitales en forma equitativa, eficiente y transparente, protegiendo los intereses del público inversor, minimizando el riesgo sistémico, fomentando una sana y libre competencia”.

Una reforma polémica

La reglamentación de la Ley 26.831 seguramente creará controversia respecto a la posibilidad de que la Comisión Nacional de Valores pueda designar veedores o intervenir las empresas. A partir de esta reforma, una “simple” denuncia de un accionista minoritario ante la CNV, respecto de un determinado accionar del directorio -que pueda ser tildado como grave-, podría servir de disparador para que se proceda a la remoción de uno o todos sus miembros por 180 días.

En este contexto, el descontento de las empresas tiene que ver con que la intervención no deberá pasar a priori por la Justicia, tal como tenía lugar hasta la reforma, y no será un magistrado el que designe al interventor y ordene la separación de los directores.

Por ende, los reclamos judiciales cambiarán de fuero, ya que si bien en el régimen vigente se recurre a la Justicia Nacional en lo Comercial, teniendo en cuenta que se trata de sociedades comerciales de derecho privado, la ley sancionada establece que el Tribunal será la Cámara Contencioso Administrativa, que algunos letrados ven hoy como más permeable a la influencia oficial.

En este sentido, la falta de un sumario previo para la aplicación de sanciones a las compañías cotizantes, o a sus órganos de administración, antes de iniciarse formalmente una investigación, es otra “limitación” que observan los empresarios para ejercer el derecho de defensa.

“Esto genera mucha incertidumbre ya que está el temor de que la CNV utilice esas nuevas facultades con fines políticos más que de protección al inversor minorista”, explica Diego Martínez Burzaco, economista jefe de InversorGlobal. “Siempre es bueno que se hable de políticas de protección al inversor minoritario, pero sin dudas, darle más poder a la CNV creo que no es el camino”, aclara.

La semana pasada, la asamblea extraordinaria de accionistas del Merval aprobó la creación de Bolsas y Mercados Argentinos (B&MA), una escisión de su predecesor a través de un aumento de capital realizado mediante un aporte de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA).

Asimismo, se aprobó su estatuto social y fueron designadas sus autoridades. El nuevo director del B&MA, Mario Bagnardi, manifestó “La misión de B&MA es trabajar para que el mercado de capitales argentino atienda en la Argentina. A tal efecto, pondrá la tecnología y la solidez necesaria para que todo inversor, con una computadora personal y una conexión de Internet, de cualquier rincón del país y del mundo, pueda operar toda clase de activos financieros -ya sean acciones, futuros o cheques-, en la plaza local, financiando más eficientemente a las empresas del país”.

 

Comment 1

  1. francesco2032 .

Deja tu respuesta