Un maestro que gana US$ 4 millones al año

La importancia de internet para incrementar nuestros ingresosLos maestros en la mayoría de los países son muy mal pagos. Si bien su tarea es fundamental para el desarrollo de una persona y de un país -educar a los adultos del mañana-, rara vez el Estado les reconoce su importancia y los remunera de acuerdo a esto. Entender por qué pasa es bastante simple. Los Gobiernos, en general, no están preocupados por el largo, sino más bien por el corto plazo. Los políticos son máquinas de ganar elecciones y éstas, en general, son cada dos años. Por lo tanto, establecer una política de acá a dos lustros no tiene sentido para ellos.

Pero un maestro de Corea del Sur pudo romper esta inercia. El diario The Wall Street Journal en su edición de fin de semana relataba la historia de la siguiente manera:

      Kim Ki-hoon gana 4 millones de dólares al año en Corea del Sur, donde además es conocido como un profesor ‘estrella de rock’, una combinación de palabras que es muy difícil de encontrar en otras partes del mundo. El señor Kim enseña desde hace 20 años, siempre en academias privadas, especializadas en tutorías fuera del horario escolar, que en Corea del Sur se llaman hagwons. A diferencia de la mayoría de los maestros en la mayoría de partes del mundo, a él le pagan en función a la demanda que tenga su trabajo. Y sus servicios tienen una muy alta demanda.

      El señor Kim trabaja unas 60 horas semanales enseñando inglés, aunque sólo le dedica tres horas a dar clases. Es que sus clases se graban en video y gracias a Internet se pueden comprar online desde cualquier lugar del mundo a sólo US$ 4 por hora. Él dedica la mayor cantidad de su tiempo a responder a los estudiantes que le piden ayuda, desarrollando planes de enseñanza y escribiendo libros e informes.

      “Cuanto más trabajo, más dinero gano”, afirma, “y eso me gusta.”

      Viajé a Corea del Sur para ver cómo funciona el libre mercado de talento de la enseñanza, en una parada de una gira mundial para conocer lo que Estados Unidos puede aprender de las potencias del mundo en educación. Gracias a esos servicios de tutoría extra clases, Corea del Sur cambió drásticamente su sistema educativo y en la actualidad supera a Estados Unidos en casi todas las mediciones educativas. Hace dieciséis años la mayoría de los niños en edad escolar eran analfabetos; hoy, los surcoreanos de 15 años están en el puesto número 2 de lectura, detrás de los chinos. El país tiene hoy un ratio de graduados universitarios del 93%, comparados con el 77% de Estados Unidos.


El “malvado” libre mercado se ocupó de convertir a un maestro en millonario y a un país de analfabetos en la mayor potencia educativa mundial…

Mientras esto pasa en naciones como Corea del Sur o Singapur, los países de habla hispana luchan por los últimos lugares en los rankings mundiales en las evaluaciones de la educación. Según el programa PISA, España es el mejor ubicado; está en la mitad de la tabla y ocupa el puesto 30; Chile queda en el puesto 40 y Argentina en el 54.

Sí, ya sé lo que me va decir: “nosotros tenemos niños más felices. En esos países ‘raros’ como Corea del Sur o Singapur los chicos se suicidan y tienen una niñez triste”.

¿Quién sabe si eso es verdad? Lo que sí podemos saber es que si esta tendencia continua, nuestros niños terminarán trabajando para una empresa asiática en forma cada vez más frecuente o tendrán que reportar a un jefe surcoreano…

Por supuesto, esto pasará en el caso de las personas que no hagan nada para cambiar su realidad, porque la magia del momento que hoy estamos viviendo es que todos pueden cambiarla, así como lo hizo Corea del Sur con su nivel de educación y el maestro surcoreano con su ingreso.

Pensemos en lo que hizo el señor Kim. Llevaba muchos años de trabajar como maestro. Tenía mucha experiencia y sabía cómo enseñarle a sus alumnos, pero en vez de hacerlo de acuerdo al modelo tradicional, el señor Kim decidió aprovechar la tecnología. En vez de dedicarse a estar todo el día en la clase, armó una empresa de tutorías por Internet. Y de esta forma llegó a millones de alumnos de su país a un costo muy bajo, solo 4 dólares por clase.

De esta forma no sólo se benefició por el aumento de sus ingresos, sino que también millones de alumnos pudieron acceder a educación de calidad a un costo muy bajo.

¿Qué pueden copiar nuestros países del modelo surcoreano de educación? Seguramente muchas cosas, pero esto lo dejamos para que lo analicen los especialistas.

Ahora, ¿qué puede copiar usted de la experiencia del señor Kim?

Principalmente, la enseñanza de que sin importar cuál sea nuestra profesión u oficio siempre podemos encontrar una forma para que, gracias al desarrollo de la tecnología, podamos incrementar nuestros ingresos de una forma sustancial en relativamente poco tiempo.

Estamos viviendo una época mágica, una época donde nuestro futuro está en nuestras manos. Sólo hace falta salir de la zona de confort, salir de la perversa dinámica de “nuestros políticos son malos, nuestra vida se acabó”. Podemos ponernos a incrementar nuestros conocimientos sobre cómo funcionan todas estas posibilidadesonline y cómo podemos aprovecharlas. Es más fácil de lo que parece.

En Inversor Global estamos dispuestos a ayudarlo en ese camino. No sólo queremos ayudarlo a invertir como lo venimos haciendo desde hace una década; también queremos enseñarle a incrementar sus ingresos.

Por ello, si está dispuesto a salir de su zona de confort y multiplicar sus ingresos, manténgase alerta. Muy pronto tendremos novedades sobre cómo podemos ayudarlo; haremos hasta lo imposible para facilitarle la forma de entrar a este mágico mundo donde las fronteras y las trabas casi no existen. Puede empezar ahora, haciendo click aquí.

Le deseo una excelente semana de inversiones,

Federico Tessore.
Para Inversor Global Argentina

Deja tu respuesta