Guía de inversiones para principiantes

Siempre que un ahorrista quiera asesorarse con un profesional financiero, una de las primeras cosas que le mencionan es la importancia de la apropiada asignación de activos. Además de esto, hay que incluir el concepto de diversificación, que también hace parte de la base de donde debe partir todo inversor. Los dos conceptos son extremadamente útiles en el momento de diseñar y gestionar una cartera de inversión.

Muchas veces puede escuchar la expresión “no poner todos los huevos en la misma canasta” y es una de las frases que deben hacer parte de su léxico, para recordarla siempre que quiera iniciarse en este campo o hacer cambios en su portafolio.

Según cuenta un artículo de finanzas personales del sitio Wisebread, las tres canastas principales serían:

– La renta variable

– La renta fija

– Liquidez

La idea de hacer una apropiada y diversificada asignación de activos implica averiguar los tipos de canastas que prefiere: si está interesado en mezclar empresas de gran capitalización vs acciones de startups; o podría preferir invertir en distintos rubros: sector de tecnología, manufacturero, de alimentos, etcétera. Finalmente, puede pasar a elegir las inversiones específicas que irán dentro de esas canastas.

Para investigar más a fondo

Uno de los pasos esenciales dentro del mundo de las inversiones es educarse y conocer más sobre los fundamentos que requiere para que su dinero pueda capitalizarse de la mejor manera.

Existen dos corrientes teóricas en las que la mayoría de inversores se basan. Por un lado, muchos asesores profesionales y sitios web mencionan la Teoría de Portafolio Moderna (MPT, por sus siglas en inglés) como vital para crear una buena cartera. La idea, explicada por Harry Markowitz (quien ganó el Premio Nobel de Economía de 1990 por sus esfuerzos), indica que la adecuada asignación de activos es fundamental para optimizar el rendimiento de la cartera, teniendo en cuenta una tolerancia al riesgo específica.

Por otro lado, otros asesores promueven la idea de asignar activos en varias clases y luego diversificar dentro de sub-clases o categorías. Esta técnica es útil para manejar el riesgo y la volatilidad y para capturar ganancias de un determinado activo dentro de una sub-clase, aquél que experimente un crecimiento durante distintos períodos.

Otra manera de crear una asignación de activos es teniendo como base la tolerancia al riesgo y su edad actual. Recuerde que entré más tolerante al riesgo sea, más expuesto podrá estar a acciones (aquí también interviene la edad. Quienes están invirtiendo para su jubilación pueden inclinarse más por los bonos).

El artículo en la página de finanzas personales Wisebread, también indica que su situación personal y las condiciones económicas en las que se encuentre pueden llevarlo a alterar su modelo de asignación de activos.

Por ejemplo, en una etapa de su vida puede sentirse cómodo invirtiendo un porcentaje mayor en acciones, por lo que su cartera puede desviarse ligeramente de las propuestas que existen.

Recuerde que la decisión final es suya y siempre recuerde estar preparado, informado y bien asesorado antes de invertir y diversificar. Todo depende de usted.

Para encontrar más información respecto de dónde y cómo invertir, suscríbase a la revista InversorGlobal haciendo click acá.

Deja tu respuesta