¿Puede haber un rally post-elecciones en Argentina?

Las elecciones legislativas y el comportamiento del MervalLas elecciones de medio término o legislativas en Argentina son, en muchos casos, aún más importantes que las elecciones presidenciales. Generalmente, los resultados en dichas elecciones no sólo definen el posicionamiento estratégico del Parlamento, sino que también marcan las posibilidades del oficialismo y la oposición de cara a la carrera por el poder Ejecutivo en los próximos dos años.

No es mi intención convertirme en un analista político ni muchos menos. No es mi área de expertise, pero creo que siempre se pueden obtener señales concretas de estos eventos para el manejo de las inversiones.

En el caso puntual de los comicios primarios que se celebrarán el próximo 10 de agosto, la incógnita pasa por si el oficialismo cederá terreno a la oposición o si su predominio político en el Congreso continuará.

En caso de ocurrir el primer escenario, es probable que la actual Administración encuentre un límite concreto a sus planes de permanencia en el Ejecutivo por cuatro años más, a partir de 2015. Sin embargo, no es un dato menor que entre estas primarias y las elecciones presidenciales hay dos años de distancia, lo que en Argentina se trata de toda una vida.

En caso de que el oficialismo obtenga una victoria en las parlamentarias actuales, se tejerán una serie de hipótesis que tendrán como eje central la posible “perpetuidad” en el poder de la actual Administración.

Más allá de los escenarios que se barajan, lo interesante es ver el impacto que tiene este evento político sobre nuestras inversiones de cartera.

¿CÓMO LA POLÍTICA AFECTA LAS INVERSIONES?

Es indiscutible el nexo que existe entre la política y la economía en cualquier país del mundo. Y en definitiva, el efecto también llega hasta el mercado bursátil y las inversiones.

Bajo esta premisa, recuerdo que por el año 2009, las elecciones legislativas en Argentina también tenían un significado equivalente a las que se celebrarán en pocos días: el modelo de acumulación de poder político del actual Gobierno iba a ser puesto a prueba.

Por aquellos días existían condiciones que tienen puntos de contacto con la actualidad.

El mundo estaba saliendo de una crisis económica que amenazaba con ser casi terminal para los países desarrollados y que puso en jaque a las perspectivas de los países emergentes.

En Argentina se atravesaba un período de elevada inflación y retroceso de la actividad económica (según analistas privados, el PBI retrocedió 2,5% ese año, aunque para el INDEC avanzó 0,9%).

Y finalmente, también se atravesaba una gran fuga de capitales que presionaba el valor del peso y aceleraba la demanda de dólares.

Bajo este escenario, el oficialismo, que había decidido anticipar las elecciones cuatro meses para revertir parcialmente un resultado negativo, enfrentó una dura derrota en manos de la oposición.

Este hecho marcó un claro cambio en las expectativas de los inversores, quienes se volcaron masivamente a las acciones argentinas, las cuales tenían precios irrisoriamente bajos.

Este influjo de pesos al mercado de capitales argentino derivó en una suba del índice Merval, el principal índice de acciones del país, de 37% en tan sólo cinco meses, desde que se celebraron las elecciones hasta la fecha en que efectivamente asumió el nuevo Parlamento.

grafico nombre
De cara a los comicios del próximo 10 de agosto, la situación es bastante semejante a lo que aconteció en 2009.

El triunfo del oficialismo no está asegurado ni mucho menos y un avance de la oposición podría ser visto como un verdadero punto de inflexión para lo que vendrá en cuanto a las elecciones presidenciales de 2015. De esta manera, podríamos esperar que las acciones argentinas se comporten favorablemente, en caso de que tenga lugar este escenario.

Sin embargo, no debe haber un derroche de optimismo desde el punto de vista inversor. La experiencia pasada nos obliga a tener presente que dos años en Argentina es mucho tiempo y la situación puede cambiar radicalmente.

El incierto panorama local, sumado a un mundo convulsionado, nos obliga a estar más informados y capacitados que nunca para manejar nuestras inversiones de la mejor manera. En este sentido, desde Inversor Global le brindamos nuestra revista mensual como principal herramienta de soporte.

La edición del mes de agosto, recientemente publicada, tiene mucha información al respecto. Si ya es suscriptor, sabe de lo que estoy hablando. En el caso de que no lo sea, lo invito a suscribirse haciendo click aquí.

Un saludo cordial.

Diego.

PD: Si quiere mantenerse actualizado sobre recomendaciones y estrategias de inversión, lo invito a seguirme en Twitter: @diegomb80.

Deja tu respuesta