El dólar blue destiñe: Diferencias entre el billete operado y el informado

Una nueva valoración del dólar se suma a las ya conocidas cotizaciones blue y green.  El primero, hace referencia al precio al que intercambiaban los cueveros; y el segundo, al que manejan los arbolitos.

La novedad es el “deep blue”, una versión que muestra el precio real de la moneda para la compraventa en el mercado paralelo. Esto debido a que el blue, quedó limitado a ser simplemente un valor atenuado , que es el que se le informa al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. 

Esto ocurre así desde que el oficialismo dio a conocer, con Moreno liderando el grupo de voceros, que la brecha cambiaria debería estrecharse, ya que -de seguir apreciándose el paralelo- el flamante “blanqueo de capitales” no tendría ningún atractivo.

Como el mercado no se puede frenar, porque hay gente dispuesta a comprar y otra a vender, se produce el desdoblamiento de la divisa, lo que no hace más que producir la pérdida de valores de referencia. Por ejemplo, si bien algunos cambistas informaban que ayer el paralelo se consiguió a 8,76 pesos; otros lo hicieron a 8,82.

El tipo de cambio informal en el microcentro porteño tiene una brecha interna que puede llegar a los veinte centavos. Según se informa, hoy, el blue se intercambia entre los 8,56 pesos y los 8,76, dependiendo de la cantidad a comerciar, la denominación de los billetes que se buscan adquirir y la calidad de los intermediarios.

Varios factores pueden afectar las variaciones que se dan entre los precios de intercambio. Según publicó La Nación, un condicionante está dado por los arbolitos, estos cambistas que ofrecen la divisa por la calle, y que, por lo general, son “comisionistas”:  su ganancia dependerá de la diferencia de precio que consigan con respecto al  precio de mercado y lo que ellos ofrezcan.

Otro factor que hace cotizar a esta moneda es un principio básico de la economía: la oferta y la demanda. Este fundamento esencial radica , en este caso, específicamente en el pequeño ahorrista y en los turistas, de manera que los precios se van fijando según el flujo de oferentes y demandantes.

Sin embargo, una cosa es el valor que se notifica y otra muy diferente es el precio que en verdad se maneja. Por esta razón es que se dio un nuevo desdoblamiento y el nacimiento de una nueva especie: “deep blue”.

Para seguir de cerca éste y otros temas de la economía argentina no deje de consultar la Revista InversorGlobal. Si no la recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta