El primer sueldo de Warren Buffett

Si hay algo que es seguro es que Warren Buffett no nació en cuna de oro. Todo lo que consiguió, lo hizo destinando mucho tiempo y trabajo y no recibió nada regalado. En la actualidad, es el tercer hombre más rico del mundo pero, en el pasado, llegó a vender periódicos en la calle. “Ganar un millón de dólares antes de los 30 años”, ese era su sueño según informa Forbes. ¿Lo habrá conseguido?

Buffett nació en Omaha, un 30 de agosto de 1930. Su padre, Howard, le inculcó desde pequeño el amor por los negocios, ya que era corredor de Bolsa. Tenía cinco años cuando le escucharon decir por primera vez que quería hacerse rico. Y parece que no bromeaba al respecto.

De muchacho, como la plata en su familia no sobraba, repartió periódicos para ganar algo de dinero y probablemente esto despertó su interés por los medios de comunicación, donde hizo posteriormente varias inversiones acertadas, incluyendo el Washington Post, adquirida recientemente por Jeff Bezos, según consigna El Economista.

Con 11 años compró sus primeras acciones por 38 dólares cada una “tres para su hermana Doris y tres para él”. Durante algún tiempo la compañía cayó hasta los 27 dólares, pero Buffett aguantó estoico y pronto volvió a subir hasta los 40 dólares. Warren y Doris Buffet vendieron entonces esas participaciones.

El éxito de sus inversiones dependió de muchas variables, sin embargo, hubo una regla muy simple que rigió todas ellas: “No invierto en lo que no comprendo”. De ahí, por ejemplo, que haya apostado sin problemas por Coca-Cola, pero jamás por una empresa informática. Ésta es siempre una de sus principales recomendaciones para cualquiera que esté interesado en invertir.

A los 17 años ganó su primera pequeña fortuna. ¿Qué fue lo que hizo?: Se le ocurrió junto con un amigo comprar una máquina de pinball y ubicarla en una barbería. Mientras los hombres esperaban a ser atendidos, jugaban un par de partidas que les costaba algo de dinero. La iniciativa les dio tan buen resultado que no tardaron en tener varias de estas máquinas recreativas repartidas en distintos lugares de la ciudad. Buffett proseguía a pesar de todo repartiendo periódicos, con lo que había podido ahorrar ya 5.000 dólares, cantidad que transformó en 10.000 para 1949.

En la Universidad de Columbia conoció al destacado analista Ben Graham, que se convertiría en su mentor. Fue él quien convenció a un Buffett de 21 años de no poner rumbo a Wall Street, al menos hasta haber obtenido suficiente experiencia. Y el joven se lo tomó en serio: volvió a Omaha, se convirtió en corredor de Bolsa y en 1956 fundó Buffett Associates Ltd.

Fue ahí que comenzó a invertir todo tipo de proyectos y por otro lado, a crear otras empresas. Tardó un año más de lo que había soñado pero, Warren Buffett ganó su primer millón a los 31 años gracias a una compañía que fabricaba molinos de viento.

Para conocer más sobre la vida de ésta y otras personalidades del mundo de las finanzas no deje de consultar la Revista InversorGlobal. Si no la recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta