¿Terminó la fiebre del oro?

Conviene comprar oroSegún informó el Consejo Mundial del Oro (World Gold Council), la demanda mundial por este metal alcanzó en el segundo trimestre del año un volumen de 856,3 toneladas, con un valor estimado de 38.952 millones de dólares, lo que representa el dato más débil en casi cuatro años.

Después de que en los casi 10 años en que el lingote siguió el paso a las acciones, en 2013 la relación ha ido en direcciones opuestas. El índice Standard & Poor’s 500 y el metal amarillo al contado habían mostrado una correlación positiva de entre 0,6 y 0,9 de 2004 a 2012, según datos de Standard Bank Research. Pero ahora el escenario es contrario. En el primer trimestre, el oro bajó 23% y éste va en camino a la mayor caída desde -al menos- 1920.

En concreto, el volumen de compras en el segundo trimestre supone un descenso interanual del 12,1%, mientras que el importe disminuyó un 23% por la depreciación del metal.

El fuerte descenso de la demanda se explica por la caída del 57% en el volumen de compras por parte de los bancos centrales, hasta 71,1 toneladas, así como por la caída del 63% de la inversión en oro, hasta 105,4 toneladas, según publicó el sitio ElEconomista.es.

Sorpresivamente, el requerimiento procedente del segmento de la joyería creció un 37%, hasta alcanzar las 575,5 toneladas. “El mercado de consumo volvió a estar dominado por India y China, que en conjunto representaron el 60% de la demanda total del sector joyero y prácticamente la mitad de las compras de lingotes y monedas”, indicaron los autores del informe.

En los últimos años, el oro estaba en subida. Su cotización pasó de los 800 dólares por onza a principios de 2009 a los 1.900 a fines de 2011. Pero ahora que la burbuja se pinchó ¿qué va a pasar con el valor del metal?

Esto es lo que se preguntan muchos inversores a lo largo del mundo. Por un lado, la Unión de Bancos Suizos afirmó que los precios podrían caer otro 5,5%. Esto representaría un retroceso del 50% respecto a la escalada del oro desde fines de 2008.

Recientemente Nouriel Ruobini,  presidente de Roubini Global Economics de la Universidad de Nueva York, escribió un duro paper en el que vaticina un desplome del valor del metal en otro 40% hasta llegar a 2015.

“La fiebre del oro ha terminado”, declaró categóricamente. “Si bien los precios del oro podrán desplazarse hacia arriba temporalmente en los próximos años, van a ser muy volátiles y su tendencia será  a la baja al mismo tiempo que la economía comenzará a dar señales de mejora”.

Para Roubini, la inflación está cayendo a nivel mundial, con la consecuente baja de los precios de las materias primas. Y el oro, como todos los commodities, sigue a la caída de la inflación efectiva y esperada. Además, advirtió que el oro, a diferencia de otros activos, no proporciona ningún tipo de ingreso; pierde interés de los inversores que, a partir de la recuperación de la economía, prefieren volcarse a otros activos, como las acciones o el real estate.

Para seguir la fluctuación del oro y estar al tanto de su proyección, no deje de consultar nuestro informe Crisis & Oportunidad. Si no está suscripto, haga click acá.

Deja tu respuesta