Póngale rock and roll a sus negocios

Aunque parezca raro, suena lógico que se pueda aprender de, por ejemplo, la innovación de Pink Floyd, el liderazgo de Sting, la creatividad de Queen, la adaptación al cambio de Génesis, o de la reinvención permanente de U2.

Salvador López fue el encargado de establecer las relaciones -existentes- entre el mundo de los negocios y del rock. Además de haber compartido sus conclusiones en el libro “Rockvolución empresarial”, López brinda conferencias motivacionales, en las que demuestra la combinación entre la música y las organizaciones.

El sitio ElEconomista.es enumeró las lecciones más importantes de este libro. A continuación, eche un vistazo a los seis  consejos del rock:

Tu banda

Muchas cabezas suman más que una sola; y un grupo de rock es un equipo en el que la suma es más importante que cada individuo. En algunas bandas, los músicos  no se destacan individualmente, pero la química que se produce cuando tocan juntos es inigualable, tal es el caso de U2, formado por cuatro artistas que por separado no son excepcionales, pero que en conjunto han creado algunas de las mejores canciones de la historia. De la misma manera, las empresas deben ser capaces de encontrar a esas personas con talento y capacidad para trabajar en equipo.

Los fans y las groupies

Estos individuos desarrollan una admiración tan grande por sus músicos, como la que deberían inspirar las empresas a sus clientes. Sin embargo, para hacerlo no sólo deben prestar un buen servicio, sino que además tienen que salir a buscarlos, a cultivar su fanatismo. Hay que tener en cuenta que los fans son capaces de generar más fans y, de hecho, algunas empresas, como por ejemplo Apple, han sido capaces de desarrollar este concepto con algunos de sus productos.

Uno a la cabeza

El liderazgo, además de ser la característica principal que debe tener cualquier directivo, es innegable que existe en todos los grupos de música. Como todas las personas son diferentes, los estilos de éste también varían: Sting en The Police, Roger Waters en Pink Floyd o Peter Gabriel en Genesis. En las empresas, cada líder deberá encontrar su identidad y desarrollarla con integridad, tal como lo hacen los grandes cabecillas de la música.

 Innovación

Las bandas “one hit wonder” suelen consagrarse con una canción, pero hasta ahí llega su éxito. Para ser un gran grupo de rock, trascendente y reconocido, es necesario reinventarse. Madonna o David Bowie son dos buenos ejemplos de artistas capaces de innovarse en cada nueva producción. Los emprendedores deben tomar ejemplo y hacer lo mismo para mantener a los clientes, ya que nada dura para siempre.

Sin límites

Tal vez no hay que aplicar este concepto al extremo como lo suelen hacer las bandas de rock. No hace falta tirar sillas por las ventanas de los hoteles para no encajonarse en ideas preconcebidas y prejuicios. Hay que mirar al horizonte, sin límite. De lo contrario, Queen nunca habría compuesto Bohemian Rhapsody, un pasaje operístico dentro de una canción de rock, que se convirtió en una de las mejores canciones de la historia.

Nuevas tecnologías

Desde la aparición del sintetizador y su posterior aceptación, los músicos usaron la tecnología para mejorar las experiencias en sonido y vídeo. La empresa debe seguir el mismo camino y no tener miedo de implantar soluciones tecnológicas.

Deja tu respuesta