YPF encuentra otra piedra en su zapato

accionistas-repsol-frenan-acuerdo-ypf-chevronUn problema más se suma al ya polémico acuerdo de YPF con Chevron. En esta oportunidad, un grupo de accionistas minoritarios de Repsol interpuso una ampliación de la demanda que previamente había realizado al Estado argentino a raíz de la expropiación del 51% de las acciones, hasta entonces propiedad de la petrolera española, donde solicita una copia del contrato celebrado entre la empresa argentina y la estadounidense.

Según notificó la jueza federal Liliana Heiland a la petrolera estatal: “En concreto, el oficio exige una copia del Acuerdo de Proyecto de Inversión firmado entre YPF y las empresas subsidiarias de Chevron Corporation el día 16 de junio de 2013 con el objetivo de la explotación conjunta de hidrocarburos no convencionales en la Provincia del Neuquén, incluyendo en ello toda la documentación complementaria”.

El reclamo contra la Argentina está encabezado por un grupo de inversores agrupados en la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC). Recordemos que, además de esta demanda, Repsol entabló una ante el CIADI, organismo del Banco Mundial donde se tratan los diferendos comerciales.

En caso de que YPF se niegue a entregar los detalles del acuerdo, se accionarían otras dos peticiones legales en su contra, actualmente en suspenso. Un de ellas, es la solicitud a la Caja de Valores y a la Comisión Nacional de Valores de una copia del registro de accionistas de la empresa YPF, y otra es la anotación del presente litigio en los libros sociales de YPF y en los registros de los dos organismos mencionados.

Hace dos meses, la Corte Suprema de Justicia revocó el fallo que condenaba a la petrolera Chevron Argentina a cumplir un embargo de 19.000 millones de dólares, dispuesto por la Justicia ecuatoriana.

Chevron había sido sancionada por la Justicia de Ecuador con el pago de una multa millonaria como sanción a una severa contaminación ambiental en Ecuador entre 1964 y 1990. La responsable de este suceso, Texaco, fue luego absorbida por la firma estadounidense involucrada en el litigio.

El final feliz que había significado esa resolución para YPF se vería ahora empañado por las trabas que constantemente siguen apareciendo en su camino.

Además de la pata legal que se ve obligada a solucionar, existe otro inconveniente de peso: el ambiental. Ayer, en la legislatura neuquina (que paralelamente comenzó a tratar el convenio petrolero)  se empezó a debatir la posible aprobación del contrato, punto clave para que avance el acuerdo.

El aspecto más controversial que se discute es la práctica del “fracking”, ya que a través de esta fracturación hidráulica, las petroleras pretenden aumentar la extracción del gas y del petróleo.

En esta dirección, existe una gran alarma sobre el peligro medioambiental derivado de esta técnica, porque además de que implica un enorme consumo de agua, es habitual que junto con la arena se incluyan multitud de compuestos químicos, cuya finalidad es favorecer la fisuración o incluso la disolución de la roca,  que podrían contaminar tanto el terreno como los acuíferos subterráneos.

Para seguir de cerca éste y otros temas de la actualidad económica argentina, no deje de consultar la Revista InversorGlobal.  Suscríbase haciendo click acá.

Deja tu respuesta