Los cupones atados al PBI vuelven a la carga

Suben los cupones atados al PBILos cupones atados al PBI despegaron entre viernes y lunes, impulsados por un dato del INDEC que indicaría que la actividad económica crecería este año y obligaría al pago de ganancias a fines de 2014.

Los cupones incrementaron su alza y registraron un aumento del 10% en su versión en euros (TVPE) y de un 8,18% en su versión en dólares. Mientras el dólar blue creció un 18,4%, los cupones en pesos aumentaron en casi un 29%, superando con creces la evolución del billete paralelo.

“Políticamente, el incentivo a reconocer una  tasa mayor al 3,2% parece ser grande, aunque  económicamente y ante la debilidad de las reservas, el Gobierno podría estar “tentado” a no cumplir con la condición porque ocasionaría una salida de 3.000 millones de dólares en 2014”, aclaran en el Departamento de Research de Portfolio Personal. “Igual, para determinar esto, falta que corra mucha agua bajo el puente”, dicen.

Sin embargo, advierten que por más que la caída acumulada “lleva a observar cada vez más oportunidades de compra atractivas dentro de los activos financieros locales, eso sí el  inversor deberá saber que la volatilidad será alta y la selectividad clave al menos de corto plazo”.

El dato

La semana pasada, el INDEC anunció que la economía había crecido un 7% en abril respecto del mismo mes del año anterior. Este dato, a simple vista demasiado optimista puso en alerta a los analistas económicos, ya que si el crecimiento anunciado por el organismo nacional se sostiene hasta fin de año, podría obligar al Banco Central a pagar el cupón PBI en 2014. La cifra que deberían desembolsar rondaría los 4 000 millones de dólares.

La polémica está abierta ya que el indicador Mensual de Actividad Económica (EMAE) está en parte basado en las controversiales cifras sobre la inflación. Las consultoras privadas estimaron un crecimiento menor.

De hecho, el porcentaje acumulado anual informado por el INDEC supera ampliamente la estimación del Fondo Monetario Internacional, que calculó que el crecimiento de la Argentina para este año rondaría el 2,8%.

Muchos sostienen que la causa de esta mirada positiva está vinculada con la cercanía de las elecciones de octubre y que el Gobierno está interesado en mantener los indicadores de crecimiento altos hasta esa fecha. Entonces, para no caer en la trampa del pago del cupón, sería necesario que en el último trimestre del año los indicadores se desplomen para que 2013 finalice con una variación menor al 3,26%, el piso de crecimiento a partir del cual el cupón debe comenzar a ser pagado.

Hay dos factores que considerar para comprender cómo llegó el Indec al 7% de abril. El principal es que la economía tuvo, en igual mes de 2012, su peor desempeño del año. El EMAE tuvo una caída de 1,15% respecto de marzo. Eran los meses en los que la actividad fabril había quedado atrapada en el cepo creado sobre el comercio exterior, con las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI), con lo cual la base de comparación es baja.

Por otra parte, otros sectores como la industria automotriz y la intermediación financiera presentaron un importante dinamismo, lo que sumado al impacto de la cosecha gruesa en los meses de abril y mayo justifica el crecimiento. También ayudó la construcción, que encontró nuevos vectores de repunte gracias a un mayor desembolso de los créditos del plan Procrear.

En resumen, hoy el cupón parece ser un elemento de trading más que de inversión. A estar atentos.

 

Deja tu respuesta