Paul Krugman está preocupado por China

El columnista de New York Times y ganador del Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, está preocupado: “China está en grandes problemas… Toda su manera de hacer negocios y el sistema económico que lo ha llevado a tres décadas de increíble crecimiento, ha llegado a su límite. Se podría decir que el modelo chino está a punto de golpearse contra una gran pared, y la pregunta que hay que hacerse es ¿cuán mala será su golpiza?”.

Sin embargo, en un artículo publicado en el sitio MoneyWeek.com por John Stepek, la palabra de Krugman se puso a prueba: “Estoy seguro de que Krugman es un tipo inteligente. Y él realmente sólo reafirmó los mismos puntos que los primeros ´osos de China´ estaban diciendo -soportando las burlas por la corriente alcista- hace ya dos o tres años”.

El autor, continúa explicando por qué no confía en las predicciones de Krugman: por un lado, nunca ha estado de acuerdo con él en casi nada y por el otro está convencido de que las perspectivas que existen sobre China son peores que lo que en verdad se avecina.

Y por eso sugiere que hay buenas oportunidades de ganar apostando en contra del consenso.

Para tener una idea de cómo China podría no estar tan condenada, como todo el mundo piensa, el autor analiza el último paquete de estímulos que el gigante asiático puso en marcha. La medida que fue anunciada esta semana, decepcionó a muchos mercados. “Esta no es China, imprimiendo muchísimas toneladas de dinero como lo hizo en 2008 y 2009”.

Pero desde el punto de vista del propio país, este es un estímulo mucho más sensible. En realidad, es porque tiene la oportunidad de ayudar a la economía real, en lugar de hacer felices a los especuladores. Y si su objetivo principal es la armonía social, a falta de una palabra mejor.

Al poner dinero en los bolsillos de los empresarios, China está fomentando el tipo de crecimiento que realmente necesita: el que viene de la inversión en proyectos que realmente se pagan por sí mismos. Esto es lo que se conoce como la reforma del lado de la oferta. En resumen, lo que China está haciendo aquí es alejarse de la inversión dirigida por el Estado y se acerca a una asignación más eficiente del capital.

Sin embargo, cuando cualquier país tiene un bajón como el que está sufriendo China, existen pequeños destellos que pueden ser todo lo que se necesita para encender una luz de cambio en la corriente.

Entonces, el autor se pregunta: “¿cómo se juega?”. Y se auto responde: “Definitivamente no a través de las acciones chinas, ya que los políticos chinos están preocupados por otros temas, a esta altura el mercado de valores local les importa poco y nada”.

Esta es la razón principal por la que el autor no está dispuesto a invertir en acciones chinas. Como “partes interesadas” en el modelo económico de China, los accionistas extranjeros minoritarios probablemente ocupan el último lugar en términos de relevancia. En cambio, él se manifiesta más interesado en jugar este a través del sector de la minería, por ejemplo.

Para estar al tanto de éste y otros mercados, no deje de consultar nuestra Revista InversorGlobal. Si no la recibe, hágalo con un click aquí.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;He juggled his lines, playing Teddy Purcell on two of them (8:56 in the first period)are my guest and my brother

The stars shone bright as Christmas lights in the perfectly clear sky.mulberry handbags sale
Boothe was quarterback of a run oriented Western Branch team who had 104 carries for 701 yards and 12 touchdowns.michael kors uk handbags

Last year when he ran for governor, part of McDonnell’s public safety plan was to expand the quasi military program for high school dropouts.gucci scarpe
The expression from almost everyone was, cannot visualize the world without Jeanie.mulberry handbags sale
; Nick Mendez, MacArthur, sr.ceinture hermes homme

got four majors.mulberry bags uk
It was fun and run the rest of the way for these teams, who were just shells of the squads they thought they might be.Jordan Pas Cher

Deja tu respuesta