Ganadores y perdedores de la desaceleración china

Países ganadores y perdedores por desaceleración chinaEl crecimiento de China se está estancando; y ahora no se trata simplemente de una sensación, sino que las cifras que se fueron dando a conocer en los últimos días lo confirman. El Producto Interno Bruto (PBI) del segundo trimestre muestra que la economía registró una expansión interanual de 7,5%, por debajo del 7,7% del trimestre anterior.

Más allá de esto, el crecimiento económico de China aún es fuerte, pero las recientes tasas de expansión -que se mantuvieron por debajo del 10%- representan una reducción significativa desde un máximo de 14,2% alcanzado en 2007.

Los mercados y las industrias de todo el mundo se ven afectados por este leve pero sostenido enfriamiento. Y como en todo, hay quienes salen favorecidos y quienes no. En un artículo publicado en The Wall Street Journal Online, se detalló quiénes son los ganadores y los perdedores de este nuevo panorama.

Entre los beneficiados se encuentran empresas como SK Group, de Corea del Sur. Esta compañía firmó un acuerdo por 160 millones de dólares para conformar una firma conjunta de baterías eléctricas para autos en Beijing. “La mayoría de nuestros proyectos apuntan a consumidores chinos, no a exportaciones a otros países”, indicó su vocero Jung-min Yoo a TWSJ Online. “Nos beneficiaremos del nuevo modelo de crecimiento de China”, concluyó.

Otros que recogerán los beneficios, serán los fabricantes de bienes de consumo y las empresas que venden equipos sofisticados a compañías que apuntan a la población de compradores chinos prósperos. Por ejemplo, Dienes Group, de Alemania, fabrica cuchillos industriales y sus ventas a China se triplicaron en comparación con 10 años atrás, a unos 3.900 millones de dólares.

Por el contrario, según indica el artículo, la desaceleración está siendo particularmente difícil para los productores de commodities, que habían sido los que más aprovecharon el despegue de China en un principio.

Tras una década sin recortar gastos de capital, este año se observará la caída en las inversiones en fábricas, fundidoras y empresas de telecomunicación, según reveló un estudio de Standard & Poor’s de más de 90 de las mayores empresas de China.

Si bien China está tratando de sostener la delicada situación en la que se encuentra, los números no mienten. Por eso, espera remodelar su economía para que dependa en menor medida de la construcción y la industria pesada, y que se base principalmente en el consumo.

Para alentar este consumo, el gobierno ha ido subiendo los salarios mínimos para llenar los bolsillos de los chinos y, por otro lado, ha relajado los controles sobre las tasas de interés para ofrecerles a los ahorristas mejores retornos, lo que estaría generando optimismo entre industrias como la automotriz y la de productos alimenticios. Sin embargo, a las industrias pesadas que muestran capacidad e independencia, como la siderúrgica y la naviera, les están restando incentivos.

Para saber más sobre éstas y otras posibilidades de inversión, suscríbase a la revista InversorGlobal, haciendo click acá.

Comment 1

  1. Rosana Langone

Deja tu respuesta