Imprimir dólares: el sueño de Cristina se hace realidad

El lanzamiento de los CEDINES a comienzos de semana tuvo escaso impacto en el mercado local. Hasta hoy, sólo se compraron los primeros ocho por una suma cercana a los 260.000 dólares. Sin embargo, a nivel internacional la medida del Gobierno nacional de ingresar dólares “fuera del sistema” al mercado formal, fue severamente cuestionada.

En un duro artículo publicado en el sitio web de la agencia de noticias Bloomberg, uno de los principales medios especializados en finanzas del mundo entero, se objetó la maniobra económica. El texto, titulado “Danos tus dólares reales por nuestros dólares falsos”, recuerda que el año pasado la presidenta Fernández había manifestado públicamente su deseo de imprimir la moneda estadounidense.

“Fernández, que el año pasado dijo que era lamentable no tener una ‘maquinita’ para imprimir dólares, está tratando de aprovechar algunos de los aproximadamente US$ 160 mil millones en poder de los argentinos bajo el colchón o en cuentas bancarias en el extranjero, para aliviar la demanda de dólares avivado por más de 30 medidas que ha impuesto desde 2011 para restringir el acceso a la moneda extranjera”, dice textualmente la columna, elaborada en conjunto por la corresponsal de Bloomberg en la Argentina y un periodista en Nueva York.

Ambos reporteros recuerdan que las reservas del banco central tuvieron la mayor caída de la última década, hasta ubicarse en su piso mínimo de los últimos seis años. Además, destacan que la principal causa de la caída de las divisas extranjeras es que el Gobierno las esté utilizando para pagar su deuda, en vez de solicitar financiación externa, ya que por sus malos comportamientos con sus acreedores, las tasas de interés que les ofrecen son superiores al promedio de la región.

Consultado por Bloomberg, Hernán Lacunza, analista a cargo de la consultora Empiria, afirmó: “La intención deliberada del gobierno es que el Cedín se negocie como una cuasi moneda”. Al mismo tiempo, manifestó sus dudas respecto a que los nuevos bonos reactiven las arcas del Central. “Lo más probable es que la gente corra a cambiarlos por dólares en cuanto pueda, de modo que el efecto en las reservas será efímero”.

Los argentinos poseen uno de cada 15 dólares en circulación en el mundo, según datos aportados por la Reserva Federal de Estados Unidos. Y ahora, aunque la Ley de Exteriorización de Capitales apunta a captar los millones de dólares que están por fuera del sistema formal. Sin embargo, se estima que sólo dos millones de dólares entrarían en el blanqueo.

La nota de Bloomberg tilda a la medida de “oportunista” e “ineficiente”. Recuerda que el blanqueo de capitales, tan promocionado en los últimos días por los funcionarios nacionales, tiene la intención de incrementar las reservas, controlar el dólar blue e impulsar la actividad económica, antes de las elecciones de octubre.

“El plan de amnistía fiscal probablemente será  un error, ya que no se ocupa de la inflación, que es la causa detrás de la caída de las reservas”, dijo Daniel Volberg , economista de Morgan Stanley.

Deja tu respuesta