Atención con las inversiones fraudulentas

5 estrategias no caer inversiones fraudulentasAsí como una persona aprende a reconocer una buena inversión, de la misma manera es necesario familiarizarse con ofertas sospechosas que usualmente le garantizan buenos retornos con bajo riesgo.

Revisando casos que han ocurrido en el pasado, el portal de finanzas personales Wise Bread analizó los signos de lo que podría ser una estafa.

1. Retornos constantes y seguros

Siempre es deseo de los ahorristas que sus inversiones crezcan con el tiempo, pero esto no es una garantía, como tampoco lo es el hecho de obtener rendimientos esperados de manera constante.

Quienes promueven inversiones fraudulentas casi siempre garantizan retornos que son mucho más altos que las tasas de mercado. Tenga siempre en cuenta que los agentes o asesores no deben prometer ciertos rendimientos de la inversión o predecir los resultados de la misma.

2. Una oportunidad innovadora que “cambia las reglas de juego”

Muchas inversiones de buena reputación (aunque arriesgadas) tienen un alto potencial de crecimiento y rentabilidades esperadas superiores a la media del mercado. Puede tratarse de patentes tecnológicas, de innovadores sistemas de distribución o de disruptivos modelos de negocio.

Tales oportunidades rara vez se ofrecen a un gran número de pequeños inversores, según publicó el ex gerente de fondos de cobertura, ToddTresidder, en su artículo sobre fraude de inversiones.

Un ejemplo de esto fue Mantria Corporation, que vendió acciones a pequeños inversores con el fin de construir una supuesta comunidad residencial de carbono-negativa construida con materiales sustentables. El plan de negocios sonaba plausible, pero las ventas reales del producto fueron menos de US$ 100 y la mayor parte de su flujo de caja procedió de inversores incautos. La Securities and Exchange Commission (SEC) ordenó una compensación por más de US$ 135 millones para los inversores estafados.

3. Las víctimas tienden a estar en grupos de afinidad

Los fraudes pueden ser a menudo promovidos y perpetuados dentro de sus círculos sociales. Por ejemplo, un estafador puede unirse a un determinado club y formar relaciones con sus miembros antes de iniciar su plan.

De esta forma, las víctimas pueden mostrarse menos propensas a realizar la debida investigación y estudio de la inversión, porque confían en la persona que vende el producto o promociona la alternativa de inversión. De la misma forma, una vez estafadas después no quieren exponerse ante la comunidad.

4. Prácticas del negocio tramposas

Los representantes de ventas que promueven inversiones fraudulentas son propensos a involucrarse en prácticas imprecisas y operaciones poco comunes. A veces pueden incluso eludir requisitos legales o presentar documentos engañosos.

Dicha actividad, bastante cuestionable, aunque puede que no afecte directamente la oportunidad de inversión en sí, de todos modos son una advertencia de que el dinero no siempre es una prioridad, no por encima de la integridad y la ética.

Esta clase de cosas, generalmente, son una advertencia de que en el futuro las cosas podrían complicarse.

5. Quienes no invierten “son estúpidos”

Las tácticas de venta de las estafas de inversión generalmente intentan presionar a los posibles inversores. Como, supuestamente, los retornos están garantizados y extraordinariamente altos, estas personas hacen sentir a los que no se arriesgan como estúpidos, por no tener la valentía de participar en la oportunidad de inversión.

Los verdaderos profesionales no tratan a los inversores de esta manera y siempre son claros al momento de mencionar las desventajas que trae consigo lo que ofrecen.

Suscríbase a la revista InversorGlobal, para saber más sobre inversiones y finanzas personales.

Deja tu respuesta