Las tres cosas que Bill Gates aprendió de Warren Buffett

De vez en cuando, Bill Gates comparte en Linkedin mensajes acerca de las cosas que ha ido aprendiendo en su carrera en Microsoft. Esta vez, contó que el mes pasado estuvo en Omaha para la reunión anual de accionistas de Berkshire Hathaway y que -además de divertirse mucho porque juega partidos de ping-pong con Warren Buffett- aprende mucho de él.  

Lo que Gates ha aprendido de Warren en los últimos años:

No es sólo acerca de invertir

Gates cuenta que lo primero que la gente aprende de Warren es la forma de pensar acerca de la inversión. Eso es natural, dado su historial impresionante. Por desgracia, es donde un montón de gente se queda parada y se pierden el hecho de que él tiene un marco general para el pensamiento de negocios que es muy poderoso. Por ejemplo, habla de buscar una en una empresa su ventaja competitiva, y si ésta está disminuyendo o creciendo. Él dice que un accionista tiene que actuar como si él tiene la totalidad del negocio, mirando el flujo de beneficios futuros y decidir lo que vale, y que hay que estar dispuesto a pasar por alto el mercado en lugar de seguirlo.

Cuando Gates conoció a Warren, se trató de una verdadera sorpresa. Lo conoció en una cena, y de camino allí pensó que Buffet no tenía en cuenta a todo el mercado y que sólo hacía “lo suyo”. Pero cuando empezó a hablar ese día, Warren comenzó a hacer grandes preguntas sobre los fundamentos de nuestro negocio. “¿Por qué no puede hacer IBM lo que hace Microsoft? ¿Por qué Microsoft ha sido tan rentable?”, decía. Fue entonces cuando se dio cuenta de que pensaba acerca de los negocios de una manera mucho más profunda de lo que él le había dado crédito.

Utilizar su plataforma

Muchas personas siguen los consejos que publica Warren en sus cartas, en parte porque la gente piensa que le ayudará a invertir mejor. Pero también porque él ha estado dispuesto a hablar con franqueza y criticar cosas como las opciones sobre acciones y derivados financieros. No tiene miedo a tomar posiciones, al igual que su posición en el aumento de impuestos a los ricos, que van en contra de su propio interés. Warren inspiró a Gates a comenzar a escribir su carta anual sobre el trabajo de la Fundación Gates. Él dice que todavía tiene mucho camino por recorrer antes que su carta esté  tan buena como la de Warren, pero ha sido útil para sentarse una vez al año y explicar los resultados que están viendo, tanto los buenos como los malos.

Saber lo valioso que es su tiempo

No importa cuánto dinero usted tenga, lo que no puede comprar es el tiempo. Sólo hay 24 horas en el día de todo el mundo. Warren tiene un agudo sentido de esto. Por un lado, no deja que su calendario se llene con reuniones inútiles y por otro, es muy generoso con su tiempo para la gente en quien confía. Da a sus asesores cercanos su número de teléfono para que puedan llamarlo y él atenderá.

Aunque Warren hace un punto de encuentro con decenas de clases de la universidad cada año, muchas personas no llegan a pedirle consejo sobre una base regular. Me siento muy afortunado en ese sentido. El diálogo ha sido muy valioso para mí y no sólo a Microsoft. Cuando Melinda y yo empezamos nuestra fundación, me dirigí a él para pedirle consejo. Hablamos mucho sobre la idea de que la filantropía podría ser tan impactante a su manera, como el software había sido. La brillante forma de ver el mundo de Warren es muy útil en la lucha contra la pobreza y la enfermedad. Está en la construcción misma de un negocio. Es único en su clase.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido