Pobres ricos bastardos

los ricos y sus lujosRezo por los ricos.

La semana pasada asistimos a una conferencia con el 1%.

“Todo el mundo piensa que los ricos tienen una vida fácil”, dijo un psicólogo y terapeuta de familia. 

      Pero a usted no le gustaría tener la vida que muchas de estas personas tienen. Ellos a menudo están tan aislados del sentido de su vida, alejados de la calidez de las relaciones normales, y de las recompensas psicológicas que les puede dejar el ganar dinero por su trabajo, que sienten que no tienen nada por qué vivir.

      Usted sabe que la tasa de suicidios ha aumentado considerablemente en Estados Unidos. Más personas mueren por suicidio que por accidentes de tráfico. En lo que se refiere a asesinatos, es mucho más probable que se mate usted mismo a que asesine a otra persona.

      Pero, así como el suicidio es malo para todos, es mucho peor para los ricos. En Aspen, Colorado, que según las estadísticas es la comunidad más rica del país, la tasa de suicidios es cinco veces más alta que la nacional.

      Y también le puedo decir que los índices de adicción a las drogas, alcoholismo y depresión son también mucho más altos en las familias del 1% que en otras.


¿Qué le parece eso, querido lector? Pasamos tanto tiempo y energía tratando de hacernos ricos para que podamos mudarnos a Aspen o Palm Beach. Y entonces, llegamos allí y nuestras vidas son tan miserables que hubiéramos preferido estar muertos.

¿Cómo entender esto? Tal vez el dinero no puede comprar la felicidad, después de todo. O tal vez, cuando llegue a ser rico, las cosas malas comiencen a suceder.

Por un lado, los pobres bastardos ricos son vilipendiados y se desconfía de ellos. El Partido Demócrata quiere cobrarles más impuestos -a pesar de que el 1% de la población ya paga el 40%-, mucho más de lo que les corresponde.

Huyen a los paraísos fiscales. Sin embargo, los recaudadores de impuestos siguen detrás de ellos. Los adinerados estadounidenses son perseguidos, incluso si no han puesto un pie en tierra firme. Y los ricos en prácticamente todos los países son perseguidos por los recaudadores. En la Unión Soviética, los Kulaks eran torturados hasta que revelaban su escondite secreto de comida. Ahora, la gente rica está siendo fustigada por agentes fiscales, auditorías, controles y extorsiones. No importa a dónde vayan, los recaudadores tienen los zapatos puestos, tratando de encontrar sus escondites de dinero.

Y los sabuesos fiscales no son los únicos que se aprovechan de los ricos. Abogados. Contadores. Arquitectos. Decoradores. Agencias de viajes. Terapeutas. Planificadores de riqueza. Asesores fiscales. Sastres. Modistas. Artistas. Beneficencia. Políticos. Psiquiatras. Todos ellos se dan vuelta para mirar a los ricos y buscar la manera de financiar sus negocios, sus proyectos y sus estilos de vida.

Sin los ricos, los bienes y servicios de lujo desaparecerían del mercado. ¿Quién compraría sus casas, sus coches deportivos, sus tontos trajes y sus horribles cuadros? ¿Quién apoyaría proyectos de beneficencia y pagaría las campañas políticas?

Las Trump Towers estarían abandonadas, las Ferrari desaparecerían, los abrigos de visón, los relojes Patek Philippe y los trajes Zegna. ¡Nada de eso existiría! Sería un mundo más gris, un mundo sin los colores chillones de los ricos.

Industrias enteras se dedican a separar a los ricos de su dinero. Los adinerados son halagados, engañados, invitados a fiestas, influenciados, demandados, juzgados, a veces incluso casados ​​sólo porque tienen dinero.

E incluso su propia riqueza -o la reputación de los que la tienen- se unta, se mancilla y se mancha. Los autores populares le dicen a las masas que detrás de cada fortuna hay un crimen. Las películas muestran a los ricos como superficiales, estúpidos, inútiles y crueles. Casi todos los villanos se encuentran entre el 1%. Todo héroe es pobre o de clase trabajadora.

Una de las peores cosas de tener mucha plata, dice nuestro amigo Nassim Taleb, es que usted tiene que frecuentar otra gente que tiene mucha plata. Pero, ¿acaso es de extrañar que tantos ricos se conviertan en desagradables, petulantes, estropeadas e insensibles personas? Lo que es sorprendente es cuántos de ellos no son así. La gente que conocimos la semana pasada eran todos muy agradables. A pesar de ser cazados y perseguidos, mantuvieron su dignidad y una actitud muy tranquila.

En nuestra experiencia, estos “del 1%” no son peores que el 99% y por lo general, son un poco mejor. Su conversación es animada. Han hecho más cosas. Ellos han estado en más lugares. Han sufrido más -no menos- que la plebe.

Así que dele a los ricos un descanso. Rece por ellos. Y agradezca que no está entre ellos.

Saludos,

Bill Bonner.

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;That is, the first tout is not some obscure over the counter issue but a blue chip, often Eastman KodakOfficials believe he might be stranded somewhere, and his wife and family members are concerned and express their love and support, the statement said.chaussures louboutin pas cher
Official USC Jordan Campbell BioWait until you see this spread we are running now under Sanford.mcm backpack for sale
8, but Fajardo said the Coast Guard abandoned it after 10 days.mulberry bag outlet
He was born in Dingras, Ilocos Norte, Philippines.cheap ray bans sunglasses
“But I think I’m going to watch the rest of it on TV.sac hermes
Was he there as a fan or a customer.mulberry uk
Its not about a OS being Linux based, it about that the norm should use an OS that not company controlled.prada glasses
mcm purses

Deja tu respuesta