La inflación es un beneficio…para el Gobierno

La minimización que hace el Gobierno de la inflación, afecta también a los ahorristas que optaron por bonos en pesos ajustados por CER. Si bien representan un 20% del total de la deuda pública, el 69% está en manos de agencias del Sector Público Nacional, y, gracias a  la nacionalización de las AFJP ahora, gran proporción la tiene la ANSES.

Entre 2007 y 2012 la subvaluación de la inflación minorista medida por el INDEC evitó que el stock de deuda soberana se incrementara. Sin el “efecto Indec”, dicho stock sería 130.000 millones de pesos superior de lo que es en la actualidad.  Esto es equivalente a decir que la deuda en relación con el PBI sería 5% mayor.

Sin embargo, este efecto positivo para las cuentas públicas se vio parcialmente compensado por los pagos realizados del cupón del PBI. Al sobreestimar el crecimiento del Producto Bruto Interno argentino en los últimos años (a través de una inflación menor a la real), este “efecto ahorro positivo” se morigeró por calcular un mayor nivel de actividad y, por ende, incrementar los pagos de los cupones PBI.

La disparidad de datos entre los diferentes organismos – públicos y privados- sobre el porcentaje de inflación, además de alarmar y generar incertidumbre, fija la tendencia oficialista a seguir negando este incipiente aumento generalizado y sostenido de precios. Lo que indica que, si esta cifra sigue aumentando, se “ahorrarán” cada vez más deuda.

Si bien hay muy pocos bonos de este tipo en manos privadas es un buen parámetro de consideración ya que se trata de un caso testigo para analizar el desempeño y el compromiso del Gobierno ante su deuda.

“El ahorro de recursos por parte del Gobierno en la manipulación de las estadísticas de inflación no es nuevo, sino que se está cuantificando el mismo. En líneas generales creo que no es más que una realidad que el inversor no debe desconocer al momento de invertir y que se trata del riesgo implícito de comprar bonos argentinos”, expresa Diego Martínez Burzaco economista Jefe de InversorGlobal.

No es la primera vez que el Gobierno realiza este tipo de estrategias para salir favorecido. Martínez Burzaco explica que así como el Gobierno nacional altera la inflación para pagar menos deuda en los bonos ajustados por CER, también en provincias como Chaco y Formosa se terminó pagando en pesos las obligaciones que tenían en dólares, incrementando así la incertidumbre sobre los bonos públicos.

Los bonos argentinos ligados a la inflación rinden entre 13% y 15% más CER. Este año cayeron, en promedio, 4,6% luego de haberse desplomado 12,9% en 2012. Con respecto a esto, Diego Martínez Burzaco señala que: “En líneas generales, no se puede descartar ningún nuevo escenario de incumplimiento si la situación apremia aún más las cuentas del Gobierno. Por algo el rendimiento de los bonos argentinos es de cuatro o hasta cinco veces más que el promedio de la región”, concluye.

 

Comment 1

  1. Marcos Sebastian

Deja tu respuesta