La clave es llegar al fondo

deficit del gobierno argentinoDurante las últimas semanas fuimos testigos de interminables negociaciones y coqueteos entre la clase política argentina. Todos negociaban con todos, todos hablaban con todos. Había especulaciones, estrategias, rumores, verdades y mentiras. No se hablaba de planes económicos ni estructuras institucionales. Lo realmente importante, para ellos, es quién medía más en las encuestas y que combinación de “figuritas” optimizaba el nivel de votos…

Detrás de estos fuegos de artificios hay algo que usted tendrá que tener en cuenta a la hora de planificar sus negocios o finanzas personales. Ningún político, ni del oficialismo ni de la oposición, estará dispuesto a tomar una sola medida económica que nos ayude a salir de la crisis, hasta que ésta toque fondo.

Es que la lógica de los políticos es diferente. En su cabeza el futuro no existe. El largo plazo es una idea absolutamente desconocida, sólo les interesa la próxima elección y cómo ganarla. Y lamentablemente para tener algún horizonte económico, la Argentina tiene que tomar medidas muy duras. Medidas que no dejarán muy contentos a la mayoría de la población, que le gusta vivir con el dinero de los otros…

Por ello, hasta resulta natural ver cómo, por un lado, los políticos juegan al marketingpolítico y, por otro, el Gobierno sigue aplicando la misma “medicina” para intentar domar a la economía de la nación. Sigue gastando cada vez más dinero y sigue financiando ese gasto excesivo con los ahorros de todos los argentinos, ahorros que pronto, muy pronto, se acabarán. El diario El Cronista lo ilustraba muy bien en su edición del día de ayer:

El Banco Central y Anses giraron 84% más de recursos que en 2012 pero sigue el déficit

El déficit financiero subió 64,5% en abril. El Central transfirió entre enero y abril un 156% más de dinero que en igual período de 2012. El rojo del cuatrimestre subió 25% interanual.

En los primeros cuatro meses del año, el rojo luego del pago de intereses de deuda alcanzó los $ 8.750,4 millones, o un 25,4% más que en el mismo período de 2012.

El Banco Central y la Anses giraron, en conjunto, $ 9.550,8 millones en el primer cuatrimestre para fortalecer los ingresos corrientes bajo el ítem “rentas de la propiedad”. La cifra representa un incremento de 84,1% respecto de los giros que habían efectuado ambos organismos en el mismo lapso de 2012.

El salto se dio, sobre todo, en la transferencia de rentas del Banco Central. El organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont no aportó recursos en abril, pero en cuatro meses giró $ 6.647 millones, o 156% más que en el primer cuatrimestre del año pasado.
En el año 2011 y principios de 2012 el Estado “escondía” el déficit que tenía, contabilizando como ingresos corrientes a las transferencias que le pedía al Banco Central y a la Anses. Hoy, la situación es más grave aún. Las transferencias al Gobierno por parte de estas dos instituciones no dejan de crecer, un 84% durante el último trimestre. Pero ahora estas transferencias ya no pueden ni esconder el déficit, sólo logran que el exceso de gasto no se muestre como demasiado elevado. Pero la realidad es que está absolutamente descontrolado.

Para que se entienda bien: transferir dinero del Banco Central de la Republica Argentina para pagar los gastos corrientes de la actual Administración es como si usted usara sus ahorros para pagar el alquiler de su casa. Lo puede hacer por supuesto, pero como un recurso de extrema necesidad. Seguramente tendrá en claro que si no genera ingresos en forma urgente sus ahorros se van a terminar y usted va a quebrar. Bueno, eso mismo está haciendo el Gobierno con el Banco Central. Pero no me queda tan claro si saben que si siguen así van a quebrar nuevamente a la economía argentina…

Y no sólo pasa esto con el Central, el Gobierno también lo está haciendo con la Anses, con el organismo que tendría que “ahorrar” para pagar las jubilaciones cuando nos retiremos de nuestros trabajos. Bueno, ese dinero no está siendo ahorrado, está siendo gastado por el Estado para financiar la fiesta de gasto ilimitado que está realizando.

¿Cuál es la solución a esta situación? Bueno, claramente no usar más al Banco Central y a la Anses como una fuente para financiar gastos corrientes. Para lograr eso, el Gobierno tendría que reducir gastos. Por ejemplo, tendría que bajar los subsidios, dejar de financiar empresas como Aerolíneas Argentinas o planes como Fútbol para Todos… ¿Le parecen medidas populares todas esas?

No. Por ello, el actual Gobierno ni las piensa; tampoco los opositores. Todos intentarán llevar esta situación hasta el máximo, estirarán la cuerda hasta donde puedan y sólo actuarán cuando se corte. En el camino, lo intentarán convencer que medidas como cambiar el color de la cuerda o mojarla serán revolucionarias y le permitirán estirarla hasta el infinito. Pero no les crea. Todas las cuerdas, estén mojadas o no, sean del color que sean, se terminan cortando si uno las estira mucho. Ninguna economía del mundo puede sobrevivir mucho tiempo financiando sus gastos con ahorros. Tarde o temprano explota.

La clave está en saber cuándo va a pasar, cuándo la cuerda se romperá. Por supuesto que esto nadie lo sabe. Sólo le puedo decir que cada mes que pasa estamos más cerca. Por ello, no baje su guardia. Cuando todo explote usted va a necesitar de todas las defensas posibles para sobrevivir.

Recién allí nuestros políticos reaccionarán. ¿Tal vez porque recién allí tendrán “apoyo popular” para tomar medidas “impopulares”? Puede ser, en definitiva los políticos se comportan como máquinas de decir lo que la mayoría quiere oír. Así que puede ser que cuando la mayoría quiera oír otra cosa nuestros políticos digan otra cosa… quién sabe.

Más allá de eso, usted como inversor debe tener su propia dinámica. Su propio pensamiento. Debe ir contra la corriente. Ésa es su mayor defensa en este extraño mundo que sólo reacciona ante el precipicio. Usted no querrá llegar nunca al borde. Si otros se entretienen de esa manera, allá ellos, usted debe inventar algún otro juego para divertirse. Alguno que no le implique tanto dinero como comportarse como un “drogadicto económico”…

Le deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore.
Para InversorGlobal Argentina

Deja tu respuesta