Este grotesco monstruo nos devorará a todos

Cuando un hombre no tiene buenas intenciones, no ayuda que tenga suerte.

Un tipo va a robar su casa. Encuentra que la puerta está sin llave. Entra sin forzarla. Roba todo. Misión cumplida.

Más tarde, es detenido robando un banco. Le dan entre 10 y 20 años de prisión.

Le hubiera ido mejor si la puerta hubiera sido impenetrable… y hubiera desistido.

Las últimas noticias provenientes de la Oficina de Presupuesto de Estados Unidos no son buenas tampoco.

Ahora los políticos pueden dejar de preocuparse por el déficit… y pueden continuar robando al futuro. Las buenas noticias son malas noticias. Según CNBC:

      Déficit presupuestario de EE.UU. se contrae mucho más rápido de lo esperado

      WASHINGTON – Desde que la recesión terminó hace cuatro años, el déficit del presupuesto federal ha superado el billón de dólares cada año. Pero ahora, el déficit anual del Gobierno está disminuyendo mucho más rápido de lo que se esperaba y tal vez incluso más rápido de lo que muchos economistas creen que es aconsejable para la salud de la economía.

      Ésa es la idea central de un nuevo informe publicado por la Oficina de Presupuesto del Congreso, que estima que el déficit para este año fiscal, que finaliza el 30 de septiembre, se reducirá a aproximadamente US$ 642 mil millones, o el 4% de la producción económica anual de la nación, alrededor de US$ 200 mil millones menos de lo que la agencia estimaba hace apenas tres meses.


Así que ya ve, incluso los tontos economistas creen que déficits más bajos son una mala noticia… pero por una razón completamente diferente. Ellos piensan que un déficit menor reducirá el PBI y el empleo. Creen que la única razón por la que a la economía le va tan bien es porque los funcionarios del Gobierno han estado dispuestos a gastar dinero que no tienen en cosas que no necesitan.

Y ésa es otra razón por la que la noticia del presupuesto es una mala noticia: ¡hace que la gente piense que el “Gran Experimento” es un éxito!

Aquí está el análisis del holding US Trust:

      …creemos que la respuesta política que nosotros llamamos el “Gran Experimento” es adecuada y ha ayudado a que se sanee y normalice la economía. Como los inversores acobardados ven que las políticas están funcionando, están regresando a los mercados y un mercado alcista secular está comenzando. Otros países han respondido a este éxito al intentar implementar estas iniciativas audaces, siendo el Banco de Japón el ejemplo más destacado…
Wow… ¿escuchamos bien eso? ¿El “Gran Experimento” ayudó a que se “normalice la economía”?

Un momento. Hay algo gracioso en eso. “Normal” es lo que se obtiene cuando no se experimenta. Normal viene de lo normal. Si desea un resultado normal, usted tiene que asegurarse de que no esté haciendo nada demasiado extraordinario, ¿no?

Así que, ¿cómo se puede llegar a “normal” a partir de un “gran experimento”?

Dejaremos eso para los filósofos del mañana. Hoy, vamos simplemente a sugerir que tal vez esta economía no es tan normal. ¿Qué puede ser normal en una economía donde las grandes instituciones financieras pueden pedir dinero prestado a un costo real de cero? ¿Qué puede ser normal en una economía en la que las personas que han manejado sus negocios de manera tan irresponsable tengan que haber sido rescatadas por el Gobierno y aún estén con sus negocios en marcha… y que además ahora puedan pedir prestado a tasas menores que las buenas empresas?

Y, ¿qué puede ser normal en una economía donde funcionarios del Gobierno aún gastan US$ 1,60 por cada dólar que reciben de la recaudación fiscal… y compensan la mayor parte de la diferencia mediante la impresión de más dinero?

Esto no es una economía normal en absoluto, sino una extraña y grotesca, con cables entrando en su cerebro y tubos que alimentan sus venas. El “Gran Experimento” en la política monetaria ha producido una economía experimental… tal como usted se la imaginaría.

La palabra “normal” se refiere a lo que le sucede a una economía al final: no importa lo mucho que los funcionarios del Gobierno traten de detenerlo. Es el lugar a donde se llega después de que falla el Gran Experimento y usted descubre que los doctores Bernankensteins han creado un monstruo, en vez de una economía normal.

Saludos,

Bill Bonner

Recuerde que la revista Inversor Global de este mes tiene una imperdible entrevista con este experto de las finanzas. Para leerla, haga click aquí. Y si aún no está suscrito a la revista, haga click aquí.

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos.

Deja tu respuesta