Sepa cuáles son las peores ideas de inversión

estrategiaEl mercado de valores puede ser una herramienta maravillosa, que ayude al crecimiento de su riqueza y al disfrute de una jubilación cómoda. Pero también puede freír sus preciados ahorros si no se maneja con cuidado. El sector financiero está en ocasiones en manos de charlatanes y vendedores, pero muy a menudo somos nosotros mismos los que ponemos en peligro nuestras carteras con imprudentes ideas de inversión.

El sitio Fool.com realizó una lista de aquellas ideas que suelen invadir las mentes y pueden llegar a perjudicar nuestro patrimonio:

“La acción está muy barata, puedo comprar 10.000 acciones por muy poca plata”.

Las acciones que cuestan menos de 5 dólares cada una son, muchas, malas ideas de inversión. Pueden ser manipuladas fácilmente y muchas veces están ligadas a empresas poco confiables. Claro que nos seduce que sus precios sean aparentemente bajos ya que nos permitiría una X cantidad de acciones de esa empresa, que es algo mucho más interesante que ser dueño de un número más bajo de acciones de otra empresa.

Pero un precio bajo no es necesariamente uno barato. Siempre hay que considerar el riesgo de la inversión y lo que podemos llegar a perder.

“Ésta es la acción a la que le tengo más confianza, compraré tan pronto como su precio baje”.

Muchos errores de inversión se tratan de cosas que no hicimos. Si está seguro de invertir en una acción porque tiene fe en su crecimiento futuro, vaya y cómprela. No se paralice esperando que esa acción cotice a un precio un poco mejor para la compra, porque puede que esto no suceda y que usted pierda la oportunidad.

Si la acción es una ganga, y usted cree que cotizará más alto en un futuro, cómprela.

“Voy a apostar a las acciones de mi empresa, después de todo, yo sé más de ésta compañía que cualquier otro”.

La compra de una gran cantidad de acciones de la empresa donde usted trabaja puede parecer una buena idea ya que la mayoría de las personas entiende mejor el patrón de la compañía donde trabaja que cualquier otro inversor. Pero considere esto: su empleador es responsable de gran parte de su seguridad financiera, ya que proporciona los ingresos con los que usted vive. Así que si confía su  cartera de acciones en la misma empresa, usted está enfrentando un riesgo innecesario.

Piense en empresas que, básicamente, se fueron a la quiebra. Empleados que hayan invertido fuertemente en esas compañías perdieron gran parte de sus ahorros y también sus puestos de trabajo.

“Tan pronto como recupere el dinero de esta acción, voy a venderla”.

Otra de las peligrosas ideas de inversión es la espera y la esperanza de que un ganado muerto se recupere. Es natural: su acción cayó, y en vez de venderla ahora, le gustaría que se eleve un poco su precio, para venderla y recuperar la pérdida de dinero que había sufrido. Si la empresa es saludable, está en crecimiento y usted aún tiene una gran fe en ella, esta estrategia no tiene mucho sentido. Después de todo, muchas acciones de grandes empresas se desploman de vez en cuando, pero si los problemas de la compañía parecen estar desarrollándose a largo plazo en lugar de ser temporales, entonces sí es un buen momento para plantearse el hecho de desprenderse de ellas.

Para evitar riesgos y seguir cultivando información que ayude a sus finanzas no deje de consultar nuestro newsletter gratuito. Si aún no lo recibe, suscríbase haciendo click aquí.

Deja tu respuesta