Aprenda a calcular el valor de una empresa de Internet

El panorama de las empresas de Internet cambió  ya que cada vez se ven más presionadas en transformar a los usuarios gratuitos en clientes pago con mayor velocidad, y convertirlos en dinero en efectivo.

Estas firmas tienen grandes oscilaciones en sus tasas de crecimiento y rentabilidad, lo que complica las decisiones de inversión. Pero intentar proyectarlas es todo un desafío para los analistas.

Su trayectoria no escapa a lo que se llama la Ley de los Grandes Números, que es que a medida que una empresa se expande, es cada vez más difícil mantener el alza constante de sus ingresos por ventas o facturación.

Este es un indicador de cuota de mercado y una variable muy importante para las firmas de Internet. Por eso, están trabajando en alternativas para reducir el “abandono” (o baja de usuarios), sumar otros tantos y lograr nuevas fuentes de ingresos.

En la actualidad, la mayoría de los motores de búsqueda tradicionales se han transformado en portales web de usos múltiples para atraer y mantener a un público más amplio, como Yahoo! (YHOO), que brinda una amplia gama de servicios de información, permite chequear el correo electrónico, actualizar su cartera de inversiones, comprar un coche o contratar las próximas vacaciones, hacer la investigación para una tesis o, incluso, unirse a un grupo de discusión.

En este tipo de portal multiservicios, los usuarios rara vez tienen que pagar. En un intento por replicar el modelo de ingresos de televisión abierta, proporcionan contenido y servicios gratuitos que atrae a suficientes personas como para obtener beneficios por publicidad. Y como el uso de Internet sigue creciendo y está lejos de haberse saturado en el mundo, el modelo de negocios cierra en sí mismo.

Pero al mismo tiempo cuesta dinero mantener una base de clientes que realizan un “free-lunch” de tantos servicios. Los analistas deben poner el foco en estudiar si los costos asociados a esta tarea (marketing, ventas, producción y/o compra de contenidos) no superan y eliminan las ganancias netas derivadas del mayor uso.

Lo único seguro hoy es que la publicidad es mucha y más cara en aquellos sitios que poseen mayor tráfico. Pero Facebook (FB) ha sufrido la excesiva dependencia de esta fuente de ingresos por lo que los mercados han castigado a su cotización ya que estiman que es una propuesta arriesgada, por la volatilidad que hay en este rubro.

De cualquier forma, los portales más visitados atraen mayor publicidad, aunque los cambios en la demanda de los consumidores y los niveles de inversión de las empresas tienen un gran impacto, lo que redunda en entradas impredecibles. Además, en épocas de recesión es el primer gasto que se elimina.

Por eso, los sitios de Internet están buscando fuentes de ingresos alternativos para ofrecer a sus accionistas, como es el caso del cobro de los contenidos. El gran reto será ampliar estos servicios sin que los usuarios se asusten.

Otra estrategia muy utilizada es el lanzar portales de comercio electrónico, en busca de emular el éxito que tuvieron Amazon.com (AMZN), eBay (EBAY) y Mercado Libre (MELI), entre otros.

Existen diferentes indicadores que sirven para analizar esta clase de compañías como es el caso del precio/ganancias (P/E), el precio libro, el de retorno sobre el patrimonio neto (ROE), el de precio/ventas, o el precio/crecimiento de ventas (PEG).

Pero hay algunos que son más específicos para el mundo de Internet, como es el caso del Click-Through Rate (CTR), que es el porcentaje de personas que hicieron clic en un anuncio al visitar una página y se lo considerada como una medida de la respuesta inmediata a un anuncio online.

También, se puede utilizar el Stickiness Factor, que mide el tiempo medio de permanencia por usuario en un sitio web y sirve para relacionar su lealtad hacia la marca y el poder de mercado con el que cuenta la firma.

Una tercera alternativa es la Burn Rate, que calcula la velocidad a la que está gastando su capital a la espera de lograr un retorno positivo. Como la mayoría de las compañías de Internet todavía está en sus primeras etapas de desarrollo, tienden utilizar el efectivo más rápido de lo que pueden generar ingresos, por lo que hay que poner atención en este indicador.

Finalmente, hay que tomar en cuenta las alianzas que haya realizado en materia de distribución de contenidos ya será un factor clave para alcanzar un mayor público objetivo y continuar con su expansión, aunque esto es difícil de medir.

Más allá de eso, hay que tener en cuenta que una empresa no es una alternativa de inversión que pueda ser analizada en forma aislada solamente mirando sus números: las cifras de sus balances en crudo puede ser muy útil, pero se necesita pasar por un filtro posterior.

Por eso, hay que conocer las estimaciones de consenso futuro y seguir de cerca el análisis de la coyuntura económica doméstica y global, además de la de los mercados para tener un mejor panorama de lo que pueda llegar a ocurrir.

Fuente: Sala de Inversión

Deja tu respuesta