Conozca los beneficios de apostar por empresas pequeñas

Una pequeña semilla esconde el potencial que puede devenir algún día en un gran árbol. Pero para que ésta de sus frutos es necesario apostar tiempo y dedicación. Si bien se puede trasplantar el árbol directamente, la sensación de haber visto crecer ese proyecto desde sus comienzos es impagable.

Algo similar es lo que ocurre a la hora de invertir. Claro que las empresas más grandes y conocidas que ya están asentadas tienen su atractivo, pero, cuando se trata de maximizar el rendimiento a largo plazo, apostar en las pequeñas y medianas compañías puede traer muchos beneficios.

Existe una suerte de encandilamiento por parte de los medios y los inversores ya que suelen tener ojos nada más que para las empresas de larga trayectoria. Si éstos ampliaran su panorama, podrían darse cuenta que a veces resulta más atractivo colocar el dinero en diferentes alternativas. Sin ir más lejos, el potencial de ganancias para el accionista es mayor cuanto menor sea el tamaño de la empresa.

Por otro lado, no hay que olvidar que las empresas más reconocidas han sido pequeñas en el pasado. Aquellos inversores que en su momento apostaron por esos pequeños proyectos han capitalizado sus años de expansión y crecimiento, obteniendo así más retornos a largo plazo.

El marco teórico que acompaña esta suposición indica que se puede esperar un crecimiento más acelerado en las ventas y las ganancias cuando se trata de compañías pequeñas. Por otro lado, si se trata de un producto que triunfo en el mercado y que además tiene una baja participación, esto implica un margen muy grande a la hora de expandirse frente a la competencia.

Por ejemplo, empresas multinacionales como Coca-Cola, que ya ejercen posiciones dominantes en sus negocios, es difícil que logren ampliar su mercado. Por lo menos no en un sentido que vaya a impactar en sus balances significativamente.

Innovar, puede devenir en un asombroso potencial de ganancias a largo plazo. Y a la hora de hacerlo, es más probable que una empresa chica implemente estos cambios por cuestiones de cultura corporativa y flexibilidad del modelo de negocios. Es más difícil que una compañía ya asentada quiera cambiar algo, al fin de cuentas a la empresa ya le va bien ¿para qué necesitaría un cambio?

Que algo pase desapercibido puede tener sus pros y sus contras. En este sentido, que la empresa que elegimos para invertir sea poco conocida tiene una particular ventaja. Las grandes compañías son monitoreadas por analistas, medios y grandes inversores, lo que lleva a que sus aspectos positivos y negativos se vean reflejados rápidamente en su precio.  Por el contrario, las empresas pequeñas tienen mayores posibilidades de encontrar factores importantes que aún no se encuentren expresados en el valor de sus papeles.

Si bien las compañías pequeñas tienen muchas ventajas, la contracara de éstas es el riesgo con el que se manejan. En general, pueden tener mayores inconvenientes para conseguir financiamiento y también suelen ser más volátiles, o sea, sus precios pueden subir o bajar en forma más pronunciada.

Fuente: Sala de Inverisón

Deja tu respuesta