Para la Argentina, economía familiar

Argentina gasto reservas banco centralGastar más de lo que ingresa y comprar más de lo que se vende podrían ser dos factores que compliquen -en el corto plazo- las cuentas del Gobierno. Más allá de los volúmenes y la burocracia, la economía del Estado no difiere mucho de la de una familia. Así como usted evita tener gastos mayores a su sueldo, para no endeudarse, los Gobiernos también deben hacerlo. En el caso de la Argentina no se cuenta con crédito para enfrentar este desfase. Las experiencias previas relacionadas con el endeudamiento tampoco han sido del todo buenas.

Para lidiar con esta situación, hoy, se le da rienda suelta a la imprenta a un ritmo que expande la cantidad de billetes de casi 40% por año y a los fondos del Banco Central y la ANSES.

En febrero de 2013, según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), los ingresos totales llegaron a $ 48.395 millones, un 34,5% interanual mayor. Por otra parte, el gasto público trepó a $48.190 millones, lo que se tradujo en una suba del 36,6%. Es cierto, todavía los gastos no superan a los ingresos -por poco-, pero existe un diferencial de velocidades de 2% a favor de los primeros, como se puede apreciar en el gráfico a continuación.

grafico nombre
Teniendo las elecciones a la vuelta de la esquina, nada hace pensar que el Gobierno tenga intención de revertir esta tendencia. Da la sensación de que las erogaciones volverán al fuerte ritmo de 2012.

Otra cosa que vale la pena observar es la calidad de ese gasto. El gasto corriente sigue siendo el atizador del gasto total. Más de dos tercios del aumento interanual registrado en los dos primeros meses del año tuvo que ver con Gasto en Remuneraciones, Prestaciones a la Seguridad Social y Transferencias Corrientes al Sector Privado. Este último punto es muy importante porque incluye los subsidios. 

Lo que hay que remarcar es la baja incidencia que tiene el gasto de capital en el total. Recordemos que este último tiene que ver con la inversión real y el aumento de la producción, puntos que parecen haber quedado pendientes. No se trata de recortar dinero de la Seguridad Social, sino de lograr que la inversión tenga un mayor peso específico. Después de todo, de ella también derivarán mejores condiciones laborales para la gente y de estímulo para una economía que sigue con el freno de mano puesto. 

Al cierre de su informe, el Iaraf recuerda un dato que es clave: “Por el lado del financiamiento del gasto, la ejecución presupuestaria del mes de febrero dejó entrever la importancia que adquirirán el corriente año las rentas de la propiedad (compuestas en su mayoría por las utilidades del BCRA y ANSES transferidas al Tesoro). En dicho mes las mismas sumaron $ 3.215 millones, lo que representó un 7% de los ingresos totales del sector público nacional”.

El financiamiento del gasto no es gratuito. Si no se generan los ingresos suficientes o no se recurre al crédito, el dinero que falta proviene de otros rubros: emisión monetaria (inflación), adelantos del Banco Central y fondos de la ANSES.

COMPRAR MÁS DE LO QUE SE VENDE

Pese a las trabas a las importaciones y los “tire y afloje” con nuestro principal socio comercial, las compras que le hicimos a Brasil en abril superaron en US$ 175 millones a las ventas. “Abril fue el primer mes en que se registró una suba de las compras, luego de 13 períodos de caídas”, sostuvo un informe de la consulta Abeceb. No obstante, en el acumulado del primer cuatrimestre de 2013 el saldo también fue negativo. Se observó un déficit de US$ 93 millones. 

Por supuesto que Brasil, por si sólo, no define el éxito comercial de la Argentina, pero es uno de los grandes jugadores, de esos que nos pueden mover el amperímetro. 

Ya en marzo, de acuerdo con los datos del INDEC, la balanza comercial (diferencia entre exportaciones e importaciones totales del país) registró un superávit de apenas US$ 510 millones. La caída con respecto al mismo período del año anterior fue del 49%.

Son luces de alerta y tendencias que preocupan.

No es una situación sin salida. Estamos a tiempo de revertirlas.

Les deseo un excelente fin de semana.

Saludos,

Ignacio.

Deja tu respuesta