El secreto para anticiparse a la Bolsa argentina

Aunque la actividad económica argentina continúa débil en la primera parte del año, algunos sectores presentan ciertos indicios de recuperación.  Así lo demuestra un informe elaborado por la consultora económica Abeceb. Según el trabajo, desarrollado por Belén Olaiz, coordinadora de desarrollo de producto de la consultora, las causas de esta tibia recuperación están vinculadas tanto a cuestiones exógenas, como el bajo crecimiento de la economía brasileña, como a asuntos internos, particularmente el cepo cambiario que “cambiario ha ocasionado múltiples efectos indeseados sobre la actividad local”.

Los datos aportados muestran que la actividad económica anotó un crecimiento de apenas 0,9% interanual, en comparación con un avance de casi 7,0% en 2011; y, aunque mostró un leve, continúa frágil.

El sector de los servicios -conformado por el “Financiero, del Transporte, almacenamiento y comunicaciones”- es el que más creció, con un avance de 2,7% interanual, mientras que en 2012 había sido del 3%.  Si bien estos números tienen su correlato con lo que ocurrió en la evolución del Merval en lo que va de 2013, hay que analizarlos con cuidado.

Por ejemplo, el sector financiero tuvo un buen desempeño, con un avance del 9,2% con respecto al año anterior. En los balances presentados a la Bolsa de Comercio por el Grupo Financiero Galicia y el Banco Francés, presentaron un crecimiento del 7,3 y 3,9% respectivamente.

Esta diferencia de crecimientos podría significar una oportunidad de compra, aunque –como siempre le decimos- está expuesta al “riesgo argentino”. Diego Martínez Burzaco, economista jefe de InversorGlobal, prefiere optar por la cautela: “Si bien puede ser que sea una oportunidad, también puede significar que el mercado está descontando que vendrán medidas negativas para el sector y por eso no suben las acciones”, dice.

Al mismo tiempo, el sector de las comunicaciones también tuvo un buen desempeño relativo, con un avance del 4,2%. Este incremento es bastante inferior al que tuvo un gigante de las comunicaciones en la plaza bursátil local: Telecom, que presentó un incremento interanual del 74.8%. Aunque los más entusiastas podrían ver en sus acciones una importante oportunidad de inversión, también en este caso lo importante es operar con mesura. “La realidad es que Telecom venía muy atrasada, es por eso que subió fuerte”, aclara Martínez Burzaco.

Seguramente, en el sector de producción de bienes haya una mayor correlación entre lo que sucedió en la Bolsa y lo que pasó en la actividad económica real. Todos, menos la electricidad, el gas y el agua, siguen en retroceso,  con un descenso total del 2,3%.

Aunque el PBI del sector energético subió, la realidad es que lo hizo sólo en 0,4%. Paralelamente, la cotizaciones de sus acciones no pasan por un buen momento. “Las empresas de ese sector están casi quebradas, con patrimonio neto negativo en algunos casos y con bajas expectativas de mejoras inmediatas en sus ingresos por el congelamiento tarifario”, señala Martínez Burzaco y agrega: “Como inversor minorista, me mantendría alejado sin dudas”.

El informe de Abeceb advierte que, aunque para lo que queda del año sea esperable cierta mejora, “la política en materia de comercio exterior podría conspirar con la estrategia de las autoridades de llegar a las elecciones legislativas con algo más de aire”. La razón de esto es, una vez más, la falta de dólares, que terminaría con la flexibilización que se había insinuado en la primera parte del año, lo que “volvería a presionar sobre la oferta doméstica”.

Por más de que las estimaciones vaticinen un ligero repunte de la actividad económica, la mejor estrategias es, sin dudas, operar con cautela.

Deja tu respuesta