Días turbulentos para los inversores en bonos del Tesoro

A principios de 1980 surgió en Estados Unidos la era del mercado alcista de bonos, el cual le representaba al inversor un ingreso fijo y la estabilidad de su cartera de inversiones.

Se vienen días que podrían ser muy oscuros para este mercado, según afirman los expertos de instrumentos de renta fija, reporta el portal de finanzas Kiplinger. Esto representa un problema para los inversores de mayor edad, que dependen de los bonos para cubrir sus gastos.

Los inversores en bonos están enfrentando rendimientos muy bajos, además de la amenaza del aumento de las tasas de interés (que significa una caída de precios de los bonos), la inflación a más largo plazo y la crisis de la deuda europea. Los inversores profesionales y asesores no expresan mucho entusiasmo por ese segmento de inversión. Están perdiendo dinero.

Sin embargo, los bonos siguen siendo una valiosa fuente de ingresos y son claves para la diversificación de un portafolio de inversión. Cuando las acciones muestran fuertes caídas, los bonos del Tesoro y los bonos corporativos con grado de inversión tienden a significar ganancias modestas, amortiguando el golpe para aquéllos que tienen varios instrumentos.

Gracias a los esfuerzos sin precedentes de la Reserva Federal de Estados Unidos para fortalecer la recuperación económica y hacerlo a través de unas tasas bajas, los inversores en bonos están navegando en territorio desconocido. La Fed dijo a principios de mayo que mantendrá su objetivo de tasas de interés de corto plazo entre el 0% y el 0,25% y seguir comprando bonos a un ritmo de US$ 85 mil millones al mes, un esfuerzo dirigido a bajar las tasas de largo plazo.

Analistas afirman que el escenario actual es muy diferente a cualquier mercado anterior, ya que el nivel de las tasas de interés son muy bajas. Por otra parte, la mayoría de los observadores del mercado esperan un aumento gradual de las tasas de interés, que, por pequeños que sean los movimientos, argumentan que podrían provocar pérdidas en las carteras de renta fija.

Aunque la inflación en el país del Norte actualmente parece modesto (1,5% para los 12 meses terminados en marzo) ya se encuentra por encima de los rendimientos de muchos bonos “seguros”. Los asesores ven igualmente un repunte de la inflación a más largo plazo, debido a que, tanto la Reserva Federal como los bancos centrales de otras naciones tratan de poner en marcha el crecimiento económico con las políticas de estímulo monetario.

Otro de los temores de los analistas es que aquéllos quienes invirtieron dinero en bonos en los últimos años, no estén preparados para los malos tiempos que se avecinan y se apresuren hacia la salida a la primera señal de problemas. Puede haber un rumor de que la Fed anuncie una retirada gradual del plan de impresión de divisas y el mundo inversor podría interpretarlo como una señal para salir corriendo.

Mientras que muchos jubilados pueden estar de acuerdo con esas opiniones sobre lo que le depara al segmento de la renta fija, el salir intempestivamente de los bonos que ya posee puede ser un mal movimiento.

Para conocer más a fondo el actual estado de los mercados y las perspectivas para cada uno de estos instrumentos, lo invitamos a suscribirse a nuestro servicio de recomendaciones de inversión Crisis & Oportunidad.

Deja tu respuesta