Las ventas del oro siguen a todo vapor

Baja del oroUn factor que es diferente esta vez sobre el rally del oro, que no había ocurrido en los últimos que se ha presentado: el inversor minorista tuvo una oportunidad más cercana y accesible de comprar el metal precioso.

En un momento, el ETF del oro (GLD) tenía más activos que el que replica el índice del Standard & Poor’s 500 (SPY). Pero después de que alcanzara su pico, el ETF ha caído en picada y ha vendido alrededor de 300 toneladas, informa el portal de finanzas e inversiones, Seeking Alpha. En la actualidad está abajo de US$ 50 mil millones en activos.

Unos de los puntos clave del estado del oro y el GLD son:

1. Las pérdidas de activos del ETF se están acelerando. Poseer oro al por menor está resultando ser un arma de doble filo, porque GLD ha hecho que sea fácil de comprar y fácil de vender.

2. GLD ha vendido 300 toneladas hasta la fecha. Los activos del fondo son de la mitad de lo que eran en su punto máximo.

3. GLD es un “vendedor forzado” y está teniendo un gran impacto en el mercado del metal precioso.

4. Equilibrar el riesgo y el desempeño está llevando a los asesores a disminuir su asignación al oro. Es difícil recomendar un activo de bajo rendimiento cuando al mercado le está yendo tan bien.

5. El oro ha caído en desgracia.

Cuando la mayoría de los analistas hablan de oro, el análisis se convierte casi inevitablemente en una revisión técnica de los gráficos. La razón de esto es que el oro no es más que un pedazo de metal amarillo, y más allá del estudio subjetivo de los costos de producción, la oferta y la demanda, no hay muchas buenas maneras de valuar el oro que sea distinto de lo que el mercado está dispuesto a pagar por él.

¿Cómo más se puede explicar que costara US$ 700 a finales de los años 1970, menos de US$ 300 en la década del 2000, más de US$ 1,900 hace dos años y menos de US$ 1400 hoy en día? El oro en realidad no se usa en la fabricación de joyas u otros procesos industriales. La mayoría se encuentra en bóvedas y sótanos que ocupan espacio y “almacena” un valor en constante cambio de riqueza.

Dependiendo de en qué década visitó su bóveda o sótano, el oro podría haberlo hecho millonario o enviarlo a la casa de los pobres. Algunos analistas dirán que sólo hay una manera de valorar el oro y es a través de la cuantificación del “sentimiento”.

Uno de los mejores técnicos del mercado, Louise Yamada, hizo su revisión al respecto y unos de los puntos clave son:

1. El oro ha bajado 32%, se necesitará tiempo para que se recupere.

2. US$ 1.539 es un nivel de resistencia al que podrá llegar en un “rebote”.

3. La necesidad fisiológica de comprar oro debe volver.

4. Hay una gran cantidad de compradores decepcionados que pueden estar buscando una manera de salir de sus posiciones.

5. La plata ha sido golpeada aún más que el oro y se puede ver en el ETF iShares Silver Trust (SLV).

6. La “esperanza” nunca es una filosofía de inversión.

En conclusión, la mayoría de los pilares que sostenían el elevado precio del oro se basan exclusivamente en unas expectativas que simplemente nunca se materializaron, eventos que tienen pocas probabilidades de desarrollarse en el corto plazo.

Si quiere saber más de este metal precioso, no deje de leer La Biblia del oro de los Inversores. Si aún no es suscriptor de la revista InversorGlobal, no espere más y haga click acá.

Deja tu respuesta