Argentina, última para los inversores

Las ciudades argentinas vuelven a descender en el ranking de las más atractivas para los inversores de América Latina. Buenos Aires bajó desde el puesto 9 al 10, mientras que Córdoba, Rosario también lo hicieron, al ubicarse en los puestos 36 y 46, respectivamente.

Los datos surgen de una investigación realizada en forma conjunta por el Centro de Pensamiento de Competencias Estrategias (CEPEC) de la Universidad de Rosario de Colombia y la consultora chilena Inteligencia de Negocios. El informe, titulado “Segundas metrópolis”, centra el análisis en la competitividad de las ciudades, en vez de la de los países.

No es la primera señal de alerta que se enciende en torno a la pérdida de atractivo del país para captar inversores. Pero no deja de ser llamativa. La capital argentina se ubica última entre las 10 primeras, luego de Santiago, San Pablo, el DF de México, Lima, Bogotá, Monterrey, Río de Janeiro, Ciudad de Panamá y Valparaíso.

Los expertos del CEPEC señalan que Buenos Aires está en tendencia descendente desde que comenzaron a diseñar este ranking.  “El temor que existe frente a la veracidad de las cifras  oficiales, y los cambios en las reglas de negocios, ahuyenta más que  invita a los inversionistas. No parecería ilusorio pensar en próximas  versiones con Buenos Aires fuera del top ten”, afirman.

Mientras que las primeras 9 ciudades fueron calificadas como “atractivas” o “amigables” para los inversores, Buenos Aires recibió un frío “renuente”. “ Se justifica por la alta volatilidad que  presentan respecto a la claridad de las reglas del juego. Sin hacer un juicio respecto del proceso en sí, las nacionalizaciones de ciertas  empresas de un momento a otro, y sin que se establezca un proceso justo y transparente para los afectados, se convierte en una señal  negativa de alto impacto en cuanto a la atracción de inversión se  refiere”, advierten.

Los especialistas alertan además que la metrópoli argentina “se ve menoscabada en  su indicador global por la alta inflación y un tipo de cambio paralelo que refleja una serie de desequilibrios que reducen las expectativas de cualquier inversionista ante una posible devaluación, alta y repentina, lo que además, le resta poder de compra a sus habitantes y tamaño de mercado a la ciudad como un todo”.

Otras ciudades argentinas también bajaron de posición en el ranking. La investigación las coloca en la misma escala que a las venezolanas y aluden su descenso al cepo cambiario, que no le da tranquilidad a los inversionistas a la hora de disponer libremente de sus capitales.

El informe destaca que en América Latina se advierte un creciente porcentaje que están representando las empresas multilatinas como inversoras en otros países de la región, así como la reducción de aquellos países europeos más afectados por la crisis, como por ejemplo España”.

Por otro lado, el estudio de Cepec e IdN observa un “leve aumento (recuperación) del sector de servicios en la desagregación de la composición sectorial de la IED ( Inversión Extranjera directa)”.

Sin embargo, no todo está perdido para las urbes argentinas. A pesar del lapidario análisis, el CEPEC reconoce que el país continúa teniendo el capital humano más calificado de la región.

Para eludir el riesgo argentino y aprender las formas de salvaguardar su capital, no deje de consultar nuestro informe Crisis & Oportunidad. Si no está suscripto, haga click acá.

Deja tu respuesta