Los pecados financieros de la jubilación

cómo planear la jubilaciónSi usted fuese lo suficientemente precavido, empezaría a ahorrar para su jubilación desde el primer día de pago. La realidad, es que eso no suele pasar, mucho menos cuando todavía se percibe ese futuro tan lejano.

Otro agravante es que los seguros sociales que cubrirían esas necesidades son cada vez más inestables, y se está constantemente en riesgo de que eso que creía que le alcanzaría, no lo haga.

En tiempos de incertidumbre fiscal, hay ciertas acciones que lo pueden llevar al éxito o al fracaso financiero. Es por esto que Investopedia realizó una lista de las decisiones que no se deben tomar en la jubilación:

Asumir que se retira  a determinada edad

Hay muchos factores que pueden llevarlo a retirarse antes o después de la fecha que tenía en mente para su jubilación, y a veces no días o semanas sino tal vez años. Si usted contaba con los últimos años de sueldo para ahorrar y debe jubilarse tempranamente puede ocasionarle un problema. Por esta razón, es absolutamente imprescindible que usted comience su planificación de la jubilación lo antes posible.

Basarse en los consejos de amigos y familiares en vez del de un profesional

Todo el mundo tiene un amigo o un miembro de la familia que es un genio de las finanzas autoproclamado. Incluso pueden proporcionar grandes consejos para el ahorro, pero sería mejor sentarse con un profesional que pueda evaluar directamente sus finanzas. Tampoco hay que ser rico para sentarse con un asesor financiero o un especialista en jubilación.

Subestimar el gasto en salud futura

La primera incógnita a considerar es la duración potencial de su vida, es probable que le quede mucho tiempo por delante. Hay algunas prepagas u obra sociales muy buenas, pero no todos tienen acceso a ellas y a veces tampoco cubren las enfermedades u operaciones que se pueden llegar a sufrir.  La mejor manera de reducir estos costos potenciales es mantenerse activo y saludable a medida que se envejece. Ejercicio preventivo en sus 60 años es una gran inversión para los años 80. Una enfermedad grave para usted o su cónyuge podría destruir sus ahorros.

Diversificar el riesgo

Muchas personas creen que sus ahorros personales y los beneficios de la seguridad social serán suficientes para cuidar de su jubilación. Si bien pueden dar un buen impulso, hay mucho más que puede hacerse con sus ingresos. Para protegerse contra el mercado, extender sus inversiones a través de una serie de riesgos sería una buena opción. Un consejero profesional puede ayudar a estructurar su asignación de activos para crear una cartera con una mezcla de bonos de bajo riesgo.

Retirarse con demasiada deuda

Debe ser prioridad para usted el pago de tarjetas de crédito de alto interés. Dejarlo estar puede complicarlo, ya que el pago de este interés de ser alto, se come a sus ahorros. Si usted se encuentra en buen estado de salud y puede darse el lujo de trabajar algunos años más, es una buena opción para eliminar esta deuda.

No optar por un nivel de vida poco pretencioso

Dependiendo del nivel de ahorro, muchas personas sienten la tentación de tomarse de inmediato unas vacaciones o hacer una compra grande, pero estas decisiones pueden tener un efecto negativo a largo plazo en los ahorros futuros. Optar por mudarse a una casa más chica o cambiar el auto familiar por uno estándar, puede achicarnos bastante los gastos.

En la edición de enero de la revista InversorGlobal, en la nota “Jubilación: un proyecto que empieza a los 30”, encontrará toda la información necesaria para ir construyendo su retiro. Si todavía no es lector habitual, aproveche para suscribirse haciendo click acá.

Deja tu respuesta