Cinco estrategias para invertir con éxito

Aquellos que comienzan a incursionar en el mundo de las finanzas muchas veces buscan estrategias para volver a sus negocios infalibles. Y, aunque eso es casi imposible de garantizar, ya que en el mundo bursátil no hay exactos, existen algunos indicadores que los operadores eligen para garantizar el éxito de sus decisiones en el mercado. Requiere de toda su atención pero vale la pena intentarlo.

La estrategia más simple de todas es la Media Móvil Simple, en la que los operadores tratarán de situarse en posiciones cortas cuando caiga el precio de la acción por debajo de esta media y situarse en posiciones largas si sube por encima de allí. La ventaja es que nunca se pierde una tendencia, y el inconveniente es que cuando se negocia en rango se asumen posiciones que se eliminan muy rápido.

La Convergencia Divergencia de la Media Móvil (MACD) es una herramienta más sofisticada, que se basa en las Medias Móviles Exponenciales (EMAs). Su utilización determina dos EMAs diferentes; generalmente un período de doce, compensado con uno de veintiséis.

También, se indica una línea de señal (una EMA de un período de nueve). Cuando la MACD sube por encima de ella, es un indicador de fortalecimiento del mercado y viceversa. Una ventaja importante es que genera muchas señales. Su uso más adecuado es para indicar cuándo se está debilitando una tendencia, puesto que estará alta y pasará a caer por debajo de la línea de señal.

Los osciladores estocásticos son básicos en toda estrategia de negociación de éxito, ya que refleja el impulso y consiste en ir registrando el precio de cierre de un activo frente a su rango de precio durante el período.

En general, existen dos formas de estocástico: el lento y el rápido. El primero, ofrece menos señales falsas que el segundo, por lo que los operadores suelen preferirlo. A su vez, en este indicador constan dos líneas: %D y %K. La primera es una media móvil de tres períodos de las %K. Conviene comprar cuando la segunda sube por encima de %D, y vender cuando cae por debajo.

El ADX es extremadamente útil, ya que registra la fortaleza de las tendencias positivas o negativas. Su presentación puede variar entre las diferentes plataformas, pero la mayoría presenta un índice direccional negativo (-DI) y un índice direccional positivo (+DI), y una tercera línea, que es la media de ambos.

Se puede implementar de muchos modos, pero el más simple es para buscar cruces entre el +DI y el -DI, y situarse en posiciones cortas cuando el -DI se sitúa por encima, y largas, cuando el +DI se sitúa por encima.

El -DI puede estar extremadamente alto y que caiga el mercado, ya que la mayoría de los indicadores sugiere que la Bolsa se está fortaleciendo cuando están elevados.

La quinta herramienta es la divergencia, que consiste en utilizar uno de los cuatro anteriores y compararlo con el mercado. Por ejemplo, cuando un índice bursátil está subiendo, pero el +DI está bajando (lo que sugiere una tendencia de debilitación) se produce este fenómeno, que suele ser señal de que la tendencia se está acabando, o que está a punto de invertirse.

Pero más allá de esto, desarrollar la estrategia de negociación que mejor se ajusta a uno depende de tres factores: conocer el mercado en el que invierte, saber con qué exactitud reaccionan los indicadores clave y con cuáles se encuentra más cómodo.

Fuente: Sala de Inversión

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido