Visa, una de las acciones mimadas del mercado

Visa es, sin lugar a dudas la red de procesamiento de pagos electrónicos más grande del  mundo. Sin embargo, ¿resulta una inversión libre de riesgo?

A partir de la recesión global, Visa logró posicionarse en múltiples aspectos con un crecimiento sostenido por debajo de los dos dígitos.

Para empezar, Visa y MasterCard, su mayor rival, no son más que los procesadores de pago. Esto deja a ambas compañías sin exposición a deuda mala y con una enorme
libertad para crecer con poco riesgo.

A nivel global, Visa también está haciendo grandes avances. La mayoría de las transacciones globales todavía se llevan a cabo en efectivo, lo que deja un foso de
oportunidades en los mercados emergentes. En su último trimestre, el volumen transfronterizo creció un 10%, lo puede ser un punto de partida bastante constante para
que la compañía se desarrolle.

Otra de las grandes oportunidades que Visa no dudará en aprovechar son las tarjetas de débito prepagas, ya que muchas personas tuvieron problemas con su crédito durante la crisis financiera.

Por último, Visa hizo un gran trabajo al devolver el dinero a los inversores a través de un dividendo se triplicó en los últimos cuatro años. También sumó miles de millones de dólares en la recompra de acciones que reducen la acción en circulación. Esto hace que las acciones de la empresa parezcan baratas en relación a la ganancia que ofrecen.

Según el sitio The Mootley Fool, tiene sentido apostar por la expansión del uso de las tarjetas de crédito a nivel mundial para el largo plazo. En América del Norte y Asia, el 60% de los pagos que no son en efectivo se hacen con tarjetas de crédito o débito, pero menos del 40% de este tipo de transacciones en Europa se hacen con tarjetas de crédito. Simplemente, al ampliar su alcance en el sector de los pagos que no se hacen en efectivo, podría impulsar el crecimiento.

El riesgo de invertir en una empresa que trabaja con servicios financieros es que las dificultades económicas a menudo perjudican más fuertemente al sector financiero
que a otros. Pero el superior posicionamiento de mercado de Visa y su mejor modelo de negocio, realmente hace que sea una inversión defensiva viable durante una recesión o una desaceleración económica.

Si bien el costo de la acción de Visa está por encima que el de la de sus competidores, la compañía tiene una valoración muy similar a la de Master Card, un competidor que tiene la mitad de su tamaño y con una expectativa de crecimiento bastante parecido.

Otro de los aspectos que no pueden desconocerse cuando se intenta invertir en Visa, es que ha creado su propia red de procesadores de pago. Mediante esta red, los
comerciantes que operan con Visa les exigen a sus clientes que también lo hagan, y viceversa. Para demostrar el poder del efecto de la red de Visa, sólo hace falta pensar en
cómo se ha convertido en omnipresente en casi todos los negocios del mundo.

Para conocer más acerca de ésta u otras oportunidades de inversión, no deje de leer mes a mes la Revista InversorGlobal. Puede suscribirse, mediante un click aquí.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido