Un silencioso competidor del oro avanza a paso firme

Mientras algunos disfrutan de la situación de los mercados bursátiles, otros la padecen. En cierta medida podemos decir que son las reglas de juego de las inversiones. Lo que unos acumulan, otros lo pierden…

Lo que ocurre es que la actual coyuntura de las Bolsas globales en general -y las estadounidenses en particular- muestra que quienes apostaron a la suba de las acciones durante los últimos meses se han beneficiado sobremanera.

En contraste, aquéllos que han adoptado actitudes más conservadoras y mantuvieron una elevada exposición al oro en el último tiempo han sufrido fuertes pérdidas. El precio del metal amarillo se situó en el mínimo nivel en nueve meses y parece no encontrar un piso:

grafico nombre
Y la consecuencia de una baja generalizada en el precio de un activo implica que todos los actores del mercado se vuelvan poco optimistas con la evolución en el corto plazo.

Primero fueron los hedge funds los que comenzaron a desprenderse de sus principales tenencias del metal. Luego sobrevinieron los grandes bancos comerciales. Finalmente, hasta el inversor minorista ha perdido la fe en el commodity.

Del lado de los compradores, los únicos que siguen acumulándolo son los bancos centrales del mundo, principalmente los emergentes, ante las sombrías expectativas para las monedas “duras”.

En mi experiencia, siempre que el precio de un activo financiero ha bajado por cuestiones puntuales -pero que sus fundamentos económicos de largo plazo continúan intactos- éste tiende a recuperarse con más fuerza de la que venía mostrando previo a la caída.

¿EL ORO ESTÁ SIENDO DESPLAZADO COMO RESERVA DE VALOR?

Más allá de la relación inversa entre las acciones y el oro, lo que me interesa mostrarles en esta oportunidad es que los inversores continúan ampliando sus límites.

Ante el riesgo inminente de que las acciones comiencen a corregir parcialmente las ganancias acumuladas en lo que va del año y de la persistente debilidad del oro desde octubre pasado hasta la fecha, ha surgido una alternativa de refugio poco convencional, aunque podría estar dando el puntapié inicial a un nuevo proceso revolucionario.

El activo que les quiero presentar ha mostrado una suba de 57,6% durante la última semana, medido en gramos de oro. Y no sólo eso…

En términos de dólares, dicho activo alcanzó una valor récord histórico de US$ 92 desde los US$ 32 que valía hace un mes. Estamos hablando de una suba de 187,5% en los últimos 30 días.

Si usted no sabe de lo que estoy hablando, le digo que no se trata ni de una acción, ni de un bono, ni de una moneda, ni de un commodity. Es algo simplemente revolucionario y no conocido anteriormente, aunque cada vez más inversores depositan su confianza en él.

Si usted es un suscriptor de la revista InversorGlobal, seguramente se imaginará de qué se trata. En la edición de septiembre de 2012 hemos dedicado un extenso capítulo a este activo. Nuestro empeño es trabajar para anticiparle sobre los eventos que se impondrán en el futuro, de manera que pueda estar un paso adelante.

Y éste es otro ejemplo concreto…

Bitcoin es una moneda digital, descentralizada y que no tiene ningún banco emisor como respaldo. Tampoco está respaldado por algo físico, sino que ha sido diseñado como un medio de cambio con una cantidad emitida limitada. Las transacciones con Bitcoins están protegidas de falsificaciones y es un medio de cambio utilizado y aceptado para comprar bienes.

Como el oro, el Bitcoin es una forma de dinero de libre mercado y es elegido por las personas que lo utilizan porque se adapta a sus necesidades.

Siendo un dinero muy joven, el Bitcoin no tiene un valor muy estable. Esta moneda vale más de 100 veces lo que valía hace dos años y 10 veces lo que valía hace un año. Esto obedece principalmente a que la cantidad de usuarios de Bitcoins crece exponencialmente, impulsando su demanda.

La cantidad de Bitcoins a emitirse es una cifra que ya está preestablecida. En los próximos 10 años el número de Bitcoins en circulación se acercará a su final total, aproximadamente el doble de lo que hay en el mercado ahora. Sin embargo, el número de usuarios puede pasar de los cientos de miles actuales a miles de millones.

En los últimos dos años, la devastadora emisión monetaria de los principales bancos centrales del mundo ha disparado la demanda por los Bitcoins. Medido en oro, esta moneda digital ha tenido un crecimiento asombroso:

grafico nombre

Algunos analistas ya hablan de burbujas. Otros de un proceso que recién comienza. El tiempo dirá finalmente qué ocurre con esta moneda y cómo se comportará en el futuro.

Es cierto que ante una oferta semirígida y una demanda en continuo crecimiento, el precio parecería tener destino de suba. La gran incógnita es saber si gran parte del alza ya se ha registrado o está por venir.

Usted tuvo la primicia sobre esta moneda digital que estaba en ascenso el año pasado en nuestra revista InversorGlobal del mes de septiembre. Con su suscripción, usted podrá disfrutar también de esta nota exclusiva sobre Bitcoins publicada en la reciente edición del mes de abril.

Si usted no está suscripto todavía a la revista InversorGloballe aconsejo hacerlo aquí, de manera tal de no quedar afuera de la tendencia Bitcoin y otras que están por venir.

Un saludo.

Diego.

Comments 2

  1. Diego
  2. Diego

Deja tu respuesta