Los que no lo escucharon a Buffett, perdieron

Aquellos inversores que se vieron perjudicados por la mayor caída del oro en tres décadas, seguramente desoyeron los consejos de Warren Buffet. El magnate había anunciado que existían mejores lugares para invertir su dinero, como por ejemplo en acciones, en detrimento del metal amarillo.

El multimillonario presidente de Berkshire Hathaway Inc., Warren Buffett había advertido “lo que motiva a la mayoría de los compradores de oro es su creencia de que las filas de los temerosos crecerán.”

Según el Oráculo de Omaha, como se lo conoce al multimillonario en el ámbito bursátil, “el oro no tiene la capacidad de producir ningún bien o servicio y, por lo tanto, no es atractivo como inversión”.

La recomendación la hizo en febrero de 2012, cuando la onza troy se vendía por encima de  1.700 dólares. En tan sólo dos días hábiles (12 y 15 de abril), el oro cayó un 14% a  1.348,21 dólares, lo que implicó el mayor descenso desde 1983. Durante las dos jornadas posteriores, los precios se mantuvieron oscilando en un rango de 1.360 dólares /1.385 dólares la onza troy.

El año pasado, en una carta a los accionistas Buffet escribió: “Durante la última década se ha demostrado que la creencia de que los temerosos aumentarán es correcta. Más allá de eso, el incremento  del precio tiene en su propio entusiasmo generado por la compra adicional, que atrae a los compradores que ven el aumento como la validación de una tesis de inversión”.

En marzo de 2012, InversorGlobal publicó cómo los analistas de inversiones globales se pusieron en contra del millonario, especialmente porque en ese momento la demanda del metal era creciente como así también la participación en las carteras de inversión de los inversores.

Pero Buffett, de 82 años, según consignó Bloomberg, se tomó una revancha de sus detractores. Luego de la estrepitosa caída del metal, afirmó que su prioridad es la construcción de Omaha, Nebraska basada en Berkshire, invirtiendo en empresas, como fabricante de químicos Lubrizol Corp., que compró en 2011. Desde sus comentarios sobre el oro, la firma ha llegado a un acuerdo con Jorge Paulo Lemann ‘s, que  adquirió más de dos docenas de periódicos,  y compró la empresa minorista Oriental Trading y añadió a su cartera de acciones $ 87,7 mil millones.

Los accionistas más felices

“Los accionistas más felices son probablemente los que tienen Lubrizol y Heinz, en vez de oro” sentenció Andrew Kilpatrick , un biógrafo Buffett. “Hizo un argumento muy convincente de por qué el metal era una inversión inferior”, señaló.

¿Volvería Buffet a invertir en oro? Para el analista financiero Lucas Sims, Buffett co-gerente de cartera de la Capital Growth Fund Eagle, que cuenta Berkshire entre sus principales valores,  “es poco probable que lo haga  después de los descensos de los precios, ya que no se ajusta a su filosofía de inversión”.

 

Deja tu respuesta