Inversores que pueden ir presos o perder todo su dinero

Federico Tessore

Ser inversor no sólo es una tarea complicada en países como Venezuela o Argentina, sino también en todo el mundo. Mientras el candidato a presidente venezolano, Nicolás Maduro, amenaza con la prisión a los inversores que compren “dólar paralelo” para protegerse de la pérdida de valor de los bolívares, los bancos de Chipre amenazan a sus ahorristas con la confiscación de los depósitos.

La semana pasada se anunció una serie de medidas muy duras para con los depositantes. Es probable que enfrenten una quita a sus ahorros, algo que nunca antes había sucedido en la historia de las crisis financieras. A todo aquél con más de 100 mil euros en el banco, podría perder entre el 30% y el 40% del total.

Es cierto, son puntos totalmente alejados en nuestro planeta, pero los problemas que enfrentan los inversores en esos países sí comparten las mismas causas: políticos sedientos de poder y dinero que destruyen los Estados a costa de sus ciudadanos.

Antes de entender un poco mejor cómo se está dando el corralito en Chipre y por qué esto es el comienzo del fin del euro, veamos qué dijo Nicolás Maduro la semana pasada, según describió el diario La Nación:

       La discusión por el dólar paralelo llegó a la campaña presidencial en Venezuela. El presidente encargado, Nicolás Maduro, pidió prisión para quienes especulen con el precio del dólar extraoficial y la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, le confirmó de inmediato la apertura de una investigación.

      “La burguesía esta que no ama la patria ha creado un mecanismo perverso de fijación del llamado dólar paralelo a través de una tal lechuga.com. Yo he ordenado que se investigue y yo pido más celeridad para que vayan presos los que están detrás del sabotaje económico a través del dólar paralelo”, dijo Maduro en un encendido discurso. Aludió así a una página web que informa sobre el precio del dólar paralelo en el país.

Maduro quiere obligar a sus ciudadanos a ahorrar en una moneda que pierde valor al mismo ritmo de la pérdida de valor del peso argentino. En realidad, Maduro quiere financiar su gasto político quitándole a esta gente un 25% anual de su ingreso sin que se dé cuenta…

Por ello se “enoja” cuando sus ciudadanos se quieren resistir a esta confiscación y deciden comprar otro activo que tiene perspectivas de perder menos valor, como el dólar. Los ciudadanos que logran cambiar sus bolívares por dólares evitan esta confiscación del gobierno venezolano y defienden los ahorros personales y familiares.

Maduro no sólo se contenta con estafar a los ingenuos, sino que redobla la apuesta y quiere obligar a los ciudadanos un poco más despiertos a que pierdan dinero. Y dado que controla la Justicia se puede dar el lujo de lanzar amenazas como la que leímos un poco más arriba.

Como le comentaba en la nota “Cristina se deprime y Moreno toma el poder“, los estados venezolano y argentino “declararon la guerra” a los ahorristas e inversores de sus países. El objetivo es quitarles su dinero, cueste lo que cueste, y con el método que sea.

Para lograr esto utilizarán todos los métodos. El más usual es usar un argumento ético o moral para hacerle creer que defender el futuro de su familia es un delito o que usted con su conducta está perjudicando a su país. Y una vez que este infantil argumento pierde impacto, inventan otros. Como por ejemplo la amenaza de Maduro de prisión para los inversores venezolanos.

No dude un minuto, proteja su dinero, proteja a su familia y a su futuro con agallas y coraje. Los políticos quieren su dinero y si usted no se defiende, su dinero caerá en manos de ellos. Y cuando esto pase, sus sueños y proyectos serán destruidos una  vez más.

Desde el Reporte de Recomendaciones de Inversión Crisis & Oportunidad le enseñamos algunas de las herramientas que tiene a su disposición para defender su futuro con éxito. Los suscriptores de Crisis & Oportunidad reciben recomendaciones de inversión exitosas para vencer este contexto complicado y traicionero.

Uno de nuestros principales objetivos es vencer el enorme riesgo político que tienen muchos países, no sólo la Argentina, hoy. Por ello, acercamos inversiones en los puntos más alejados del planeta. Inversiones que no estén bajo la influencia de políticos corruptos y codiciosos.

No sólo tiene sentido quejarse de nuestra realidad. Lo más importante es actuar. Y en Crisis & Oportunidad lo ayudamos a hacerlo. Si aún no está suscripto hágalo hoy mismo haciendo clic aquí.

Porque tenga en cuenta que hoy estos políticos no están sólo en los países en desarrollo. Sino también en los países más desarrollados del planeta como Estados Unidos, España o Francia.

Por ello, como le decía al comienzo, invertir hoy es muy complicado. Y si no me cree, mire lo que está pasando en ese pequeño país llamado Chipre, parte de la Unión Europea.

Chipre entró en una crisis financiera terminal y no le quedó otra alternativa que cerrar sus bancos. Los retiros de los ahorristas estaban desangrando al sistema financiero chipriota.

CNN informaba esta crisis de la siguiente manera:

      El Banco Central Europeo buscó dejar atrás las sugerencias de que el acuerdo de rescate para Chipre podría ser una base para futuros rescates bancarios en la zona euro, insistiendo en que el caso en la isla es único.

      Chipre logró el lunes alcanzar un acuerdo con los acreedores internacionales para cerrar su segundo mayor banco e infringir grandes pérdidas a los depositantes no asegurados a cambio de un rescate por 10,000 millones de euros (13,000 millones de dólares).

Chipre se quedó sin plata para pagar a los ahorristas que tenían depositado dinero en sus bancos y sólo están pudiendo abrir los bancos gracias a este rescate de Europa y a la confiscación mencionada al comienzo de esta nota.

¿Por qué Chipre llegó a esta situación?

Bueno, por muchas causas, pero entre las más importantes podemos encontrar las mismas dos razones que se encuentran en absolutamente todas las crisis económicas del mundo:

1 – Enorme déficit fiscal del Estado: Según el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), el Estado chipriota pasó de tener superávit fiscal en 2008 a un déficit de 5,5% de su PBI en 2012.

2 – Una deuda tan grande que no se puede pagar: Pasó del 50% del PBI en 2008 a más del 100% del PBI en 2012. Y la deuda privada pasó del 100% del PBI en 2008 a 236% del PBI el año pasado.

Esto no es ni más ni menos que políticos que no están dispuestos a mantener una conducta disciplinada para proteger a su población. Y por otro lado, y mucho más importante, implica a inversores que suelen invertir sus ahorros de toda la vida con los ojos cerrados.

Le pregunto algo muy simple: ¿por qué los ahorristas de Chipre o de otras parte

s del mundo que eligieron los bancos de ese país para hacer inversiones no se tomaron el trabajo de mirar estos números que presentaba la economía chipriota?

No tengo la respuesta. Sólo sé que estos inversores, si no tuvieron las ganas o el conocimiento para hacer este mínimo análisis, hoy tendrán que pagar las consecuencias. Les guste o no les guste.

La historia se repite. Lo de Chipre hoy es similar al corralito que vivimos en el año 2001 en la Argentina. Y el mismo control de capitales que países como Venezuela o Argentina implementan desde hace unos años –sin éxito-, ya comienzan a ser implementados por los países europeos.

Como resultado de estas medidas, un inversor que tenga un euro en Chipre no lo podrá usar, por ejemplo, en Alemania o Francia.  Y este pequeño detalle tiene enormes consecuencias.

Esto no es ni mas ni menos que el fin del euro. Este control de capitales rompe un principio básico de la unión europea que es la libre circulación de capitales entre sus miembros. Hoy Chipre rompió eso y no fue expulsada de la Unión. ¿No puede pasar lo mismo en España en breve por ejemplo?

Nadie lo sabe, todo está abierto. Los enormes déficits y deudas tomadas por los políticos de turno, están destruyendo a muchos países en simultáneo.

Por ello, antes de invertir, tómese el trabajo de analizar dónde está invirtiendo. Tenga en cuenta que las crisis generalmente tardan tiempo en comenzar. Pero una vez que se disparan, son mucho más rápidas de lo que pensamos.

Deja tu respuesta