Información privilegiada: el gran enemigo de los mercados

Inversor Global Chile

Muchas veces un rumor divulgado por debajo de la puerta, un comentario a primera vista desafortunado o una amistosa recomendación por teléfono pueden llegar a configurar un grave delito: uso de información privilegiada. En Chile hay diversos ejemplos de este tipo de prácticas, que son sancionadas de acuerdo con la Ley de Mercado de Valores, siendo la última de ellas la denunciada por el empresario Julio Ponce, controlador de SQM y otras firmas relacionadas al negocio de los fertilizantes e insumos agroindustriales.

Así como lo consignó La Tercera, junto con otros medios especializados, “Ponce, en representación de Inversiones SQ, presentó una querella contra quienes resulten responsables por uso de información privilegiada y entrega de información falsa al mercado, delitos que están tipificados en la Ley de Mercado de Valores”. La acusación apunta a que una Moneda habría hecho bajar el precio de las acciones de Oro Blanco y Norte Grande durante 2012, para luego comprar las mismas a un menor valor. La querella expresa que la corredora de Bolsa habría comprado unos CLP $7.500 millones en papeles de ambas sociedades, aprovechando la baja en su precio.

En la querella, que fue presentada ante el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, se habla de infracción a los artículos 59 y 60 de la Ley de Mercado de Valores. El primer artículo señala que “sufrirán las penas de presidio menor en su grado medio a presidio mayor en su grado mínimo”, quienes “maliciosamente proporcionaren antecedentes falsos o certificaren hechos falsos a la Superintendencia, a una Bolsa de valores o al público en general”. Mientras que el artículo 60 indica que “sufrirán las penas de presidio menor en cualquiera de sus grados, aquellas personas, ejecutivos, directores u otros que realicen operaciones de valores con información privilegiada”.

Es importante destacar que desde Moneda señalan que la acusación no tiene fundamentos, argumentando en una carta enviada a la Superintendencia de Valores y Seguros que “los antecedentes que se adjuntan desmienten, sin asomo de duda, las supuestas adquisiciones de acciones de Norte Grande y de Oro Blanco por parte de los fondos de inversión administrados por Moneda AFI. Esto significa que es falso, de falsedad absoluta, que los fondos administrados por esta administradora hayan efectuado operaciones de compra sobre acciones de las compañías Oro Blanco y Norte Grande”.

CUIDADO CON LA NOTICIA

Cierta o no, este tipo de acusaciones respecto al uso de información privilegiada no son nuevas en el mercado, incluso el cine ya lo ha retratado en 1987 con Wall Street y en 2008 con su secuela “El Dinero Nunca Duerme”. En esta película, Michael Douglas, interpretando a Gordon Gekko, señala uno de las motivaciones más citadas, pero menos reconocidas, para que los inversores se tienten y transgredan las normas: la codicia.

Recordemos el discurso de Gekko en una reunión de accionistas, en el cual elogia a la codicia como fuerza positiva del capitalismo: “La codicia –a falta de una palabra mejor– es buena. La codicia es conveniente. La codicia funciona. La codicia expresa, absorbe y capta la esencia y el espíritu de la evolución. La codicia, en todas sus formas –codicia por la vida, el dinero, el amor, el conocimiento– ha constituido el auténtico avance del género humano”.

Pensando en la codicia no como algo negativo, la mejor forma de superarla es lisa y llanamente “jugar limpio”. En materia de inversiones siempre es recomendable que compare diversas visiones. Dude de todo lo que escuche, con mayor razón si su instinto le dice que podría haber gato encerrado. Genere sus propios análisis. En los mercados de valores no hay respuestas mágicas ni bolas de cristal con las verdades al alcance de todos.

Es mejor que se equivoque siendo honesto a que gane pero después no pueda salir a la calle.

Deja tu respuesta