¿Hasta dónde crecerán las acciones de Linkedin?

Desde su salida a Bolsa en mayo de 2011, la red social para profesionales, LinkedIn, tras un prolongado periodo de consolidación, logró superar los pronósticos de muchos escépticos demostrando una fortaleza significativa a comienzos de este año.

Luego de algunos primeros meses de prueba de trading en el mercado secundario, la acción no tocó piso hasta el pasado mes de noviembre de 2011. Sin embargo, tras una etapa de consolidación de dicho suelo que duró aproximadamente dos meses, LinkedIn comenzó a destacar desde una perspectiva técnica, atravesando sistemáticamente las líneas de resistencia laterales y diagonales.

Desde el mes de mayo hasta finales de 2012, las acciones de la red social cayeron nuevamente dentro de un rango operativo amplio. Sin embargo, y pese a la contracción, esta fase de consolidación hizo maravillas preparando las acciones para el importante estallido que finalmente ocurrió en febrero de 2013.

El 8 de febrero, los títulos repuntaron casi un 20% después de varios meses. Tal y como suele ocurrir con los fuertes repuntes, LinkedIn continuó el ascenso y finalmente, a partir del día del repunte la acción subió cerca de un 45%, antes de tomarse un respiro.

En su punto álgido de marzo, las acciones operaban cerca del 60% por encima de su media móvil simple de 200 sesiones, la que se prolonga ante cualquier medida. No obstante, durante este mes, las acciones están desarrollando otro periodo de consolidación constructiva estable que ahora parece tener buenas posibilidades de resolverse a un nivel aún más alto, a pesar de la gran distancia que se interpone entre el precio de las acciones y la media móvil de 200 sesiones.

Los operadores que tengan en cuenta esta configuración podrían entrar en una operación de compra con un cierre diario por encima de 184 dólares, con un objetivo de precios en un rango entre 195 y 200 dólares. Los stops se deben mantener relativamente ajustados.

LinkedIn no anunciará sus resultados hasta el próximo 2 de mayo, lo que servirá como catalizador para las acciones dado que su modelo de negocio está probado. Si bien el riesgo del valor en ese punto puede resultar algo limitado, estamos en plena temporada de resultados en los Estados Unidos y cualquier caída importante de los mercados podría ejercer también cierta presión sobre la acción.

Fuente: Sala de Inversión

 

Deja tu respuesta