El mercado argentino no murió de una sola cuchillada, José Siaba Serrate

“La codicia es buena”, decía Gordon Gekko, personaje inmortalizado por Michael Douglas en el clásico film de Oliver Stone, Wall Street. José Siaba Serrate, el entrevistado de este mes no piensa de la misma manera, pero se disfraza de Gekko cada semana para realizar sus icónicas columnas en Ámbito Financiero. En la sección Diálogos de Wall Street, este analista desmenuza la actualidad de los mercados internacionales con ironía sagaz. En entrevista con InversorGlobal habló de la situación de la Bolsa local, pero también adelantó las principales amenazas y oportunidades que presenta el horizonte internacional.

¿Cómo llegamos a tener un mercado que opera apenas $ 50 millones por día?

Es algo lamentable. La Argentina es un lugar muy interesante de análisis. Esto parece el crimen del Expreso Oriente, ésto no murió de una sola cuchillada. Ésto es una acumulación de cuchilladas que lo han ido recortando sistemáticamente a lo largo del tiempo. El momento más glorioso del mercado de capitales ya había quedado atrás hace muchos años, pero a esta dinámica la termina perjudicando más la desaparición de las AFJP. La afectación de las estadísticas del INDEC fue otro golpe, también los cambios que hay contractuales… En el fondo lo que hay es una indefensión del ahorro privado, en un entorno de muchísima volatilidad política y económica. Y esa indefensión es lo que termina de alguna manera achicando el mercado de capitales.

¿Estos son los factores que atizan la fuga de capitales?

Los capitales argentinos están, pero en el exterior. El ahorro argentino está, pero está en el exterior, o está escondido. Argentina puede ser atractiva, pero no es el momento. El vehículo se fue oxidando y las pocas partes que funcionaban, como hemos visto en estos últimos tiempos, se fueron golpeando o achicando.

Da la sensación de que si dos grandes actores deciden apostar fuerte pueden propiciar cimbronazos en las cotizaciones. ¿La reforma a los mercados va a modificar esta situación o a profundizarla?

El marco institucional es el elemento más importante, más que la ley. Juntar toda la liquidez en un mercado es positivo, pero el problema no pasa por ahí, pasa por saber cuál es el verdadero objetivo de la reforma del mercado de capitales.

¿Y cuál es el verdadero objetivo?

R: Es una buena pregunta. Lo veremos al recorrer, ¿no? Pero hay claramente unas instancias de control, de intervención y la figura del veedor que pone un signo de interrogación sobre cuál es la verdadera intención o la manera en la que se va a utilizar la ley.

¿Qué opina del hecho de que se sumen nuevos agentes a calificar como las universidades?

El problema de Argentina con las calificadoras no fue que hayan calificado al país como una maravilla, o como algo pésimo. El problema fue que la Argentina dejó de pagar, las calificaciones no eran brillantes, pero Argentina no fue perjudicada por las calificaciones. El problema es, en esencia, el que comentaba antes: el ahorro privado en la Argentina. El acreedor ha sido muy endeble, ya sea frente a la inflación o a medidas administrativas. Eso ha ido, hachazo por hachazo, quitándole al mercado de capitales la envergadura que en algún momento supo tener. Y es muy difícil reconstruir esa experiencia si uno no corrige esos sectores tan agresivos que hay del otro lado: la inflación es uno, la intervención -digamos sesgada a favor del deudor- es otro. Hay muchos elementos que se han repetido sistemáticamente y han hecho que el ahorro busque un resguardo por lo menos para preservarse.

Si quiere seguir leyendo la entrevista, puede hacerlo haciendo click acá. Para suscribirse a InversorGlobal Argentina, haz click acá.

Deja tu respuesta