Convierta a las redes sociales en las mejores aliadas de sus inversiones

Nunca fue tan fácil acceder a la información para los inversores. Gracias a las redes sociales como Facebook y Twitter es posible hoy en día comunicarse con un influyente analista financiero, con el CEO de una empresa que cotiza en bolsa o simplemente con muchos otros inversores que comparten sus opiniones sobre diferentes temas de mercado.

Ahora, Los organismos reguladores estadounidenses tienen el desafío de evaluar las implicancias de las nuevas tecnologías de comunicación. Si el CEO de una compañía que cotiza en bolsa expresa su satisfacción ante un nuevo record de usuarios de su servicio, o anticipa “anuncios importantes” en los días venideros, esto lógicamente puede tener un impacto instantáneo sobre el precio de las acciones.

Entonces comienza el debate respecto de qué tipo de tratamiento debería darse a las comunicaciones en las redes sociales. Muchas veces resulta borroso el límite entre la manipulación de precios de mercado, una actitud de promocionar los productos de la empresa o simplemente un mensaje de optimismo para los empleados de la empresa.  Además, resulta confuso si  la cuenta de Twitter de un alto ejecutivo de una compañía debe interpretarse en el mismo sentido que la cuenta oficial de una empresa.

Más allá de los aspectos regulatorios, resulta evidente que para los inversores las nuevas tecnologías abren un mundo de posibilidades muy interesantes. Hoy en día es posible leer un informe sobre un activo en un sitio de internet e interactuar con el analista que escribió ese informe mediante redes sociales. Esto permite comentarios, intercambios de ideas y todo tipo de interacción que puede enriquecer enormemente el análisis en cuestión.

Cuando una empresa tecnológica importante presenta un nuevo producto, por ejemplo, es habitual que pueda seguirse esa presentación en vivo vía internet, además de blogs en tiempo real de diferentes medios especializados analizando el nuevo lanzamiento y comentarios en Twitter, tanto por parte de analistas de Wall Street como de operadores individuales.

Las redes sociales también ocupan un rol central en el  acceso de información específica y sofisticada. Cuando se publican indicadores económicos los inversores pueden conocer los datos en cuestión al instante en que sale a la luz y, lo que es más importante, también la opinión economistas de renombre mundial al respecto de lo que estos datos significan y sus posibles consecuencias.

En momentos candentes de los mercados, por ejemplo en medio de las negociaciones sobre la crisis financiera europea, la posibilidad de entrar rápidamente en contacto con especialistas en la región significa tener acceso a información de lo más valiosa con una velocidad instantánea.

Por otro lado, es muy importante aprender a utilizar este tipo de herramientas de la mejor manera posible, ya que resulta muy sencillo perder el rumbo en medio de las enormes cantidades de información que permanentemente nos llega desde varios lugares.

En primer lugar, es central separar la información valiosa de la que no lo es, y en este sentido resulta fundamental analizar los datos en el contexto de la estrategia particular del inversor. Un nuevo rumor sobre la crisis financiera en Chipre puede ser de vital importancia para un operador intradiario en el cruce de monedas Euro/Dólar (EURUSD). Sin embargo, este tipo de cuestiones poco debería importarle a un inversor de largo plazo con una cartera diversificada y de bajo riesgo.

También es importante tener en cuenta que las redes sociales tienden a magnificar el impacto de las noticias. Si un indicador de empleo resulta peor que lo esperado, y esto genera caídas en los futuros bursátiles, lo más probable es que se observe una interpretación inicial exageradamente negativa acerca de los datos en cuestión vía redes sociales. En general puede resultar conveniente mantener cierta distancia de las reacciones en masa que se producen en las redes sociales, especialmente cuando son mayoritariamente en un mismo sentido, ya sea alcista o bajista.

Entonces, aunque las  enormes posibilidades que abren las nuevas plataformas de comunicación pueden ser de gran provecho para inversores de todo tipo, es importante mantener una mirada crítica e independiente sobre la información que allí encontramos. Existe muchísima información disponible, el desafío es aprender a seleccionar la más valiosa e interpretarla en forma inteligente.

Fuente: Sala de Inversión

 

Comments 2

  1. Héctor Quiles
  2. Héctor Quiles

Deja tu respuesta