Cómo sacar provecho del boom de lanzamientos

Desde el estallido de la crisis subprime en 2008, el mundo ha visto un aumento sin límite en la cantidad de dinero en circulación. De hecho, en septiembre del año pasado se reforzaron las de estímulo con el Quantitave Easing 3 (QE3), a través de inyecciones mensuales de US$ 85.000 millones.

En las últimas minutas (reuniones) de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos algunos participantes se mostraron preocupados por los costos y los riesgos de mayores compras de activos, y declararon que se debería desacelerar el ritmo de las mismas o –incluso- finalizarlas antes de que se haya logrado una sustancial mejora en el mercado laboral. No obstante, recientemente, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, defendió la efectividad del QE3, y destacando que esa medida favoreció la expansión de la economía estadounidense, con bajos riesgos inflacionarios y de creación de burbujas en los precios de los activos.

El fenómeno monetario expansionista no ha sido ajeno a la región y menos aún a nuestro país, donde hemos observado una escalada de la base monetaria en los últimos años.

¿Cómo impacta este exceso de liquidez mundial en las opciones de inversión?

IG conversó con Antonio J. Sesin, de Besfamille S.A. Sociedad de Bolsa, que nos dio su percepción al respecto.

“En el caso de Argentina, el exceso de circulante ha derivado -en primer lugar- de un alza constante de precios, a la vez que dejó al desnudo el pobre nivel de desarrollo del mercado financiero local. En un país con empresas típicamente familiares y autosuficientes respecto al financiamiento, las opciones de inversión se reducían a depósitos a plazo fijo o ladrillos, con rendimientos negativos en términos reales, pero certeza sobre el resultado final de la inversión o dólares bajo el colchón”, sostiene Sesin.

“De la mano de la expansión de la economía durante la última década, los empresarios argentinos comenzaron a generar nuevas vías de financiamiento que cumplían la doble función de captar capitales ávidos de rendimientos y conseguir tasas de financiación menores a la típica línea de crédito bancaria. Asimismo, derivados del boom del consumo masivo y la construcción, dos de los principales motores del crecimiento local, son furor desde hace más de 5 años los famosos fideicomisos financieros, un vehículo de ‘securitización’ de deudas. Acompañando esta tendencia, las empresas comenzaron a sentirse cómodas emitiendo obligaciones negociables”, agrega.

Si quiere seguir conociendo más sobre este tema, puede continuar leyendo esta nota haciendo click acá. Si no está suscripto a InversorGlobal Argentina, puede hacerlo haciendo click acá.

Deja tu respuesta