Cazador o presa: el círculo de los mercados financieros

C.R.M.

“Cada mañana, en África, una gacela se despierta; sabe que deberá correr más rápido que el león, o éste la matará. Cada mañana en África, un león se despierta; sabe que deberá correr más rápido que la gacela, o morirá de hambre. Cada mañana, cuando sale el sol, y no importa si eres un león o una gacela, mejor será que te pongas a correr”.

Correr o morir, esa es la moraleja de esta breve historia. No importa si corres para capturar la presa o huyendo del depredador, lo importante es correr lo más rápido posible si el objetivo es mantenerse con vida.

Algo muy parecido sucede todos los días en los mercados financieros globales. Existen los inversores que corren tras una presa que sólo ellos pueden ver. Son como leones que detectaron su objetivo entre la maleza, antes que todos los demás depredadores se dieran cuenta.

Emprenden la carrera, utilizando todos sus recursos. Se lanzan arriesgando todo y obtienen el objetivo.

Pero también están los otros, las gacelas. Ellos se mantienen cómodos, pastando, hasta que tras darse cuenta de una alerta, salen corriendo desesperados para no morir. Su objetivo es salvarse para mantenerse con vida.

No obstante, si no perciben que su existencia está en peligro, no correrán…

LEÓN O GACELA

Este comportamiento queda claro cuando un medio especializado local publica que las acciones de Cencosud, luego de que el banco UBS redujera su recomendación y recortara su precio objetivo desde $3.170 hasta los $2.900, perdieran un 5,14% de su valor en entre lunes y jueves.

Pero siempre que alguien vende hay otro que compra, y mientras las gacelas están moviéndose por el miedo vendiendo antes que los títulos sigan cayendo, los leones están comprando barato aprovechando la oportunidad de caza.

Una dinámica que no sólo se da en Chile. Gacelas y leones hay en todas partes. En Estados Unidos, las acciones de Hewlett Packard caían 6% el martes después de que el banco de inversión Goldman Sachs bajara su recomendación sobre los papeles a “vender”, advirtiendo que los inversores podrían estar subestimando las posibilidades de la empresa tecnológica de revertir la caída del negocio de computadoras e impresoras.

Desde Goldman Sachs señalaron que, “en contraste, creemos que las expectativas de ganancias por acción podrían enfrentar una revisión a la baja en los próximos trimestres”. En este caso también, un leve movimiento en la maleza asustó a las gacelas y éstas emprendieron la carrera.

Nuevamente, los leones aprovechan el alboroto para mantener o continuar su festín. Los leones saben y mantienen la calma frente a HP, ya que sólo durante 2013 la acción ha repuntado más de 60%, y no los altera una baja de 6,3%.

Muchas veces seguir la corriente es mucho más fácil que cuestionarse cuál será el siguiente movimiento del mercado, pero en este tipo de dinámicas, los primeros en detectar y establecer las tendencias, son los que mayores ganancias reciben. Los que siguen en la fila sólo reciben las sobras y migajas que van cayendo.

También es posible equivocarse, pero ésa es la única forma de obtener experiencia. Poco a poco, se equivocará menos. Ya sabe, experimente y disfrute haciéndolo, pero definiendo antes que quiere ser, ¿un león, o una gacela?

Deja tu respuesta