La Supercard y el impacto sobre las acciones de los bancos

El Secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno,  finalmente formalizó una idea que había deslizado semanas atrás y apuntaba a que los bancos reduzcan las comisiones que cobran a los supermercados por el uso de las tarjetas de crédito.

En principio, la idea subyacente es que la hipotética baja de las comisiones bancarias se trasladaría a los precios de los productos comercializados por los supermercados permitiendo controlar la inflación e impulsar el consumo.

Si bien es un escenario de dudosa efectividad, ya que las causas de la inflación provienen de factores económicos más complejos que las simples comisiones bancarias, hay que esperar unas semanas después de la implementación de la Supercard para poder sacar una conclusión más concreta.

Desde el punto de vista inversor, el análisis del impacto de la medida debe comenzar de inmediato, ya que las acciones bancarias, el sector más representativo del índice Merval, podrían sufrir más de la cuenta.

De acuerdo a los últimos estados contables presentados por las entidades bancarias, el negocio que más ingresos financieros generó es el de las tarjetas de crédito y el de los préstamos personales. De esta manera, la presión sobre las comisiones bancarias genera presión en las ganancias bancarias de cara a los próximos trimestres.

Dentro de los tres bancos más importantes del Merval, Galicia podría ser el más afectado por esta medida, ya que de los ingresos financieros totales del cuarto trimestre de 2012 un 44,5% provino por el negocio de tarjetas de crédito. En el caso del banco Macro ese porcentaje llega al 13,9% y en el banco Francés llega a 20,3%.

La gran incógnita de cara al futuro es si la presión sobre las comisiones bancarias que se cobra a los supermercados puede extenderse al resto de los comercios. Si esto fuera así, entonces el impacto sobre los ingresos bancarios sería aún más elevado.

En los últimos meses, las entidades han sido objeto de muchas críticas por parte de los funcionarios oficiales y han sido obligadas a ofrecer líneas de crédito blandas a PYMES con un costo financiero total de 15% aún cuando la inflación se sitúa casi en el doble de ese nivel. Adicionalmente, los bancos fueron invitados “voluntariamente” a participar en las reiteradas emisiones de deuda que hizo YPF desde que fue expropiada, en abril de 2012.

Si bien las acciones de los bancos argentinos se encuentran en niveles atractivos, con una relación de P/E de 5,15 veces, 5,1 veces y 4,3 veces para Macro, Francés y Galicia respectivamente, los riesgos mencionados anteriormente deben ser considerados por los inversores antes de posicionarse sobre estos activos.

 

Deja tu respuesta