La burbuja más grande de la historia

El Dow Jones subió 125 puntos en los primeros días de marzo, para alcanzar un nuevo récord.

¿Por qué? ¿Qué hay detrás de esto? La economía no está tan caliente. ¿Por qué el mercado está al rojo vivo?

China vuelve a ser noticia. Un nuevo reportaje de un medio estadounidense retrató las ciudades fantasmas que existen en ese país. ¡Los analistas están hablando de la burbuja más grande de la historia!

¿Es China una burbuja? No lo sé.

¿Importa? Bueno, sí… tal vez. Si China se derrite o explota, la demanda de petróleo y otros recursos se caerá. Los chinos han inyectado miles de millones en proyectos de desarrollo. Este dinero ayudó a mantener a la gente ocupada y trabajando; también hizo que los containers estuvieran llenos de cosas, atravesando los océanos del mundo.

Si hay problemas en China significa que habría problemas en todas partes -sobre todo en Australia (que ha estado vendiendo sus productos por toneladas a los chinos) y en Europa (que vende sus preciosos dispositivos de alta tecnología por cantidades industriales). Si usted se da una vuelta por Beijing verá autos alemanes, zapatos italianos, relojes suizos y perfumes franceses.

Pero bueno, ¿por qué preocuparse? Los chinos pueden imprimir dinero también. Cuando China hace algo, tiende a hacerlo en exceso. Es por eso que hay tantos edificios vacíos en el país y explicaría por qué podría haber creado la mayor burbuja de la historia.

China también exagera cuando se trata de medidas de estímulo monetario por parte del banco central. De hecho, ningún emisor ha podido superar al Banco de China a la hora de inflar la economía. Y los inversores lo saben.

Es por eso que una mala noticia para China, así como una mala noticia para la economía de Estados Unidos, podría ser una buena noticia para los títulos. El Gobierno bombeará más dinero, ¡las acciones van a subir!

El New York Times informa:

      El Dow Jones industrial average, que mide el desempeño de 30 empresas de primera línea, cerró con una ganancia de más de 125 puntos el 5 de marzo, superando su récord de cierre anterior de 14.164,53, que logró casi cinco años y medio atrás, así como su máximo histórico intradiario, en torno a la misma fecha, de 14.198,10.

      Por supuesto, algunas cosas han sucedido desde octubre de 2007. El mercado de la vivienda se derrumbó, el sistema financiero entró en crisis, la Unión Europea comenzó a desmoronarse y los políticos arrastraron a Estados Unidos a través de un embrollo fiscal.

      Pero las acciones han logrado ir más allá de todo eso.

Desde un punto bajo registrado en marzo de 2009, el índice Dow Jones se ha más que duplicado, sorprendiendo incluso a los observadores más experimentados del mercado de valores. Cerró en 14.253,77 el martes 5 de marzo.

      “Lo que es sorprendente acerca de este mercado alcista es que la gente todavía no cree que sea real”, dijo Richard Bernstein, consejero delegado de Richard Bernstein Advisors, una firma de manejo de dinero. “Creemos que esto podría ser el mayor mercado alcista de nuestras carreras”.

Sí, puede contarnos dentro de la lista de aquéllos que no creen que sea real. Creemos que es lo que sucede cuando todos los bancos centrales del mundo están inyectando dinero nuevo en el sistema y que no sabe a dónde ir.

Si China entra en una seria corrección, ¿cómo reaccionarán los líderes? ¿Con más dinero y créditos fáciles?

No sabemos lo suficiente sobre la situación de la nación del Lejano Oriente como para hacer una conjetura precisa, así que vamos a hacer una imprecisa. Así vivan en Beijing o Washington, los economistas tienden a tener las mismas ideas tontas. Son herederos del error aristotélico: la creencia de que sin ellos, todo el mundo se caerá a pedazos.

Ellos creen que deben fijar el precio del ingrediente más esencial de la economía: el crédito. Y si la economía no logra cumplir sus órdenes, le entregarán más dinero. Todos los bancos centrales más importantes están de acuerdo con esto. Todos creen que pueden ver hoy, en su mente, una imagen del mundo como será el día de mañana. Además, creen que pueden usar Photoshop para que se vea mejor.

Mejoran el futuro haciendo más barato o más caro el crédito, según lo amerite la ocasión.

Pero, ¿cómo es posible, se preguntará usted, que estos pocos homo sapiens puedan hacer algo tan extraordinario? ¿Cómo saben con precisión cuánto dinero nuevo crear, y cómo cotizarlo? ¿Qué tipo de pan es el que comen? ¿Qué tipo de bebidas alcohólicas beben? Seguramente, no comen y beben las mismas cosas que nosotros.

A su manera ingenua y simplista, las autoridades creen que una economía floja requiere un trabajo extra en el banco central. Lo que el sector privado quita, dicen, es lo que vamos a reponer, y más.

Por lo tanto, las acciones suben. Ésa es nuestra mejor explicación.

Un saludo, 

Bill Bonner.

Deja tu respuesta