El fin de las noticias del mundo

Santiago de Chile

El título de esta columna, debo confesar, no significa demasiado más allá de un pequeño juego de palabras a partir de un libro que leí hace mucho. Tal vez le suene a los amantes de la literatura de Ciencia Ficción, ya que es el título de una novela de Anthony Burgess -el autor de La Naranja Mecánica– y lo cito, simplemente, porque me vino a la cabeza leyendo los diarios del domingo.

Porque las noticias no terminan. No mientras estemos nosotros sobre la tierra.

En este sentido, este fin de semana arrancó con una de las más esperadas por la clase política chilena: el anuncio de la renuncia de la ex Presidenta Michelle Bachelet a su cargo de secretaria ejecutiva de ONU Mujeres, antesala de un eventual regreso a Chile para lanzarse a la carrera presidencial de cara a diciembre. 

Era algo esperado, pero necesitábamos la confirmación. Entonces, con las cartas (más o menos) sobre la mesa, ahora esperamos que se inicie un debate real entre los distintos candidatos. 

El objetivo puede sonar hasta un poco ingenuo, pero por una vez sería lindo saber qué piensan los aspirantes más allá de los eslóganes. Incluso, más allá de lo que más o menos piensan, sería lindo saber bien cuáles son sus planes de Gobierno. 

Conocer, con al menos un poco de detalle, cuáles son sus planes en todas aquellas áreas que para el desarrollo del país siempre apuntamos como “clave”. 

Hablamos de educación, salud, trabajo. Los presupuestos y planes de ejecución del gasto. Cambios respecto de las situaciones actuales específicas de cada área. 

Proyecciones, ideas de largo plazo. 

Es un poco iluso, por cierto. La mayoría de la población no parece interesarse en esta clase de cosas y muchos votan a partir de jingles radiales o de lo bien que salió fulano o mengano en su foto o spot de campaña.

¿Conoce a alguien que haya leído la plataforma de campaña del candidato(a) a quien finalmente dio su voto en las elecciones de los últimos cuatro años?

“Cric-cric”, se escucha el canto de un grillo… 

Porque si una realidad destapó No, la película, que a todo el mundo le gustó tanto, es que hace rato son los publicistas quienes ganan las elecciones. 

¿Y las ideas? Bien gracias. 

Perdón el cinismo, pero es inevitable. 

Si quiere conocerlas, deberá ir por ellas, porque es muy improbable que alguien se las envíe por correo o se las vaya a explicar a su casa. 

Los “diálogos por Chile” del ex gerente de Cencosud no cuentan. Hasta que no los vea con mis propios ojos, la experiencia me hace creer que no es más que un grupo de ideas vagas respecto del futuro del país. 

Ah, también hubo elecciones en la Democracia Cristina, en medio de un debate que era como saber de ese tío que vive en una casa con olor a viejo. Por ejemplo, discutían sobre qué posición debe tomar el partido a la hora de analizar la posición del Partido Comunista y los derechos humanos. 

Los “derechos humanos”, dos de las palabras más manoseadas de la historia. 

Por un lado, el PC se siente con el derecho moral de hacerlos un tema suyo, debido a la persecución de la cual fueron objeto durante la dictadura. Y tienen razón. 

Por otro lado, la DC les exige que se pronuncien en contra del régimen de Fidel Castro en Cuba, por las privaciones a la libertad que allí suceden. Y tienen razón. 

Pero el PC no lo hará, y el diálogo es como de los dos viejitos que discutían en la ventana de los Muppets…

¿PLANES?

Entonces, por ahora, muchas preguntas y nada demasiado claro. 

Leí que los estudiantes universitarios extranjeros en Chile crecieron en 2013 en un 21% respecto del año pasado, una muestra de que el país se ve cada vez más atractivo desde fuera.

Pero también leí que el grupo Luksic comenzó a “reclamar” por los altos costos que los aumentos salariales de los trabajadores mineros están significando para sus operaciones. 

Señal de que las cosas tal vez no andan tan bien. O que tal vez andan lo suficientemente bien como para “quejarse de llenos”. 

Y sobre un tema que nos llama cada semana, el de la educación financiera como un elemento de desarrollo y/o bienestar para la población, me llamó especialmente una entrevista publicada el sábado en La Tercera a la superintendenta de Pensiones, Solange Berstein, quien dice que “es difícil impulsar cambios al sistema previsional en un año de elecciones”.

Veamos qué dice Berstein:

      La herramienta más efectiva en términos del impacto que tiene en la pensión, una vez que ya tengo una edad avanzada, es postergar la pensión para más adelante si busca un mayor ingreso.


Es decir, trabajar más años. ¿Qué le parece esta solución? La periodista no dice nada, sino que pregunta qué recomienda para con los jóvenes. Y Berstein dice: 

      Una persona más joven, en cambio, tiene más tiempo por delante. Si miran en el simulador, de repente un monto que no es tan alto respecto de mis ingresos puede rendir mucho. Mientras más temprano, más rinde, porque son más años y tengo suficiente tiempo por delante. No sólo son más aportes, porque es más largo el período, sino que además rentabiliza el aporte que haya hecho inicialmente por más tiempo, y ese retorno se va acumulando en el tiempo.

      ¿Y cómo impactan los cambios en la estrategia de inversión?

      La estrategia también lo permite. Pero ahí hay que ser muy cuidadoso, porque si es que efectivamente quiero optar por una mayor exposición al riesgo, esa estrategia me puede alcanzar, en términos esperados, una pensión más alta, pero el simulador me muestra que se puede mover en un rango más amplio. Por lo tanto, también me ayuda a tener conciencia de lo que puede pasar dependiendo de lo que ocurra en el futuro con el mercado financiero.


La superintendenta habla del simulador como si fuera algo que todo el mundo supiera de qué se trata, y de “ser muy cuidadoso” a la hora de definir una estrategia de inversión. 

¿Pero qué tan cuidadosa puede ser una persona que no cuenta con la necesaria educación financiera, que en este tema es el único y principal insumo para tomar decisiones acertadas en este tema?

Nosotros lo estaremos siguiendo, e informando.

Es nuestro “compromiso de campaña”. 

Saludos, 

Felipe.

Deja tu respuesta